Ir a la página principal

CRIMEN LEGAL

AUTOR:
Alejandro Sawa
Introducción y notas de Amelina Correa
Renacimiento. Sevilla 2012.


EL PARTO DEL NATURALISMO

Por Leopoldo de Trazegnies.

        La editorial Renacimiento de Abelardo Linares lleva muchos años reeditando libros importantes pero poco difundidos de la literatura española. Esta vez lo hace con la invalorable ayuda de la profesora de la universidad de Granada Amelina Correa Ramón, principal biógrafa y especialista de la vida y obra de Alejandro Sawa, para publicar la novela Crimen legal del prestigioso y casi desconocido autor sevillano.

        Se trata de una cuidada edición como todas las de la Biblioteca de Rescate. Incluye una caricatura del autor salida del lápiz de Manuel Tovar, prolífico dibujante tan bohemio como Sawa de principios del siglo XX, la reproducción de carátulas de ediciones anteriores y de otras obras del mismo autor y por último un apéndice escrito por el líder del naturalismo, Eduardo López Bago.

        Amelina Correa, en su precisa introducción, nos desvela magistralmente los misterios que rodean la vida y la obra del novelista bohemio que llegó a convertirse en el protagonista de Luces de bohemia de Ramón de Valle-Inclán. Analiza la génesis de una novela tan compleja como Crimen legal que fue escrita en un momento de cambio de mentalidad y de siglo (1886).

        A finales del XIX se vivió una especie de euforia científicista. Freud estudiaba el inconsciente como fuente del comportamiento humano. Mendel acababa de establecer las leyes inevitables de la genética. Lombroso intentaba demostrar que las causas de la criminalidad son innatas en el asesino. Los nuevos conocimientos científicos cuestionaban el libre albedrío y se hacía necesario un replanteamiento de la moral, el derecho y la religión.

        Por otro lado, en el mundo cultural Emile Zola había expuesto sus teorías sobre la "novela fisiológica" iniciando la corriente de la novela naturalista basada en la influencia de los caracteres biológicos del individuo sobre su comportamiento.

        En su documentada introducción la profesora granadina nos muestra como Alejandro Sawa aborda las controversias de la época. El joven y sensible escritor estaba imbuído en los movimientos literarios del momento y en tres años escribe seis novelas de corte naturalista. Su segunda novela, Crimen legal, es la primera que la crítica acepta como perteneciente al movimiento, porque la anterior La mujer de todo el mundo se consideró anclada aún en postulados románticos y espiritualistas.

        Crimen legal trata de la maldad y se basa en las investigaciones genéticas deterministas. Sawa plantea abiertamente las controversias entre ciencia y religión. La primera de las cuestiones, que aún hoy sigue teniendo vigencia: el aborto. El nacimiento del hijo del protagonista provoca el dilema de salvar la vida de la madre, incapacitada para dar a luz debido a su estrechez pélvica, practicándole un aborto, o extraer al niño del vientre materno mediante una cesárea que en aquellas épocas le costaría irremisiblemente la vida a la madre. ¿Es moral el aborto en caso que haya peligro para la madre? La respuesta indiscutible para un naturalista racionalista, en contra de la concepción religiosa, es que sí y de esa manera sucede en la novela. Pero después del aborto, Rafaela, quedaría imposibilitada para tener más hijos debido a que un segundo embarazo le causaría la muerte. Sawa utiliza esta circunstancia para plantear el siguiente dilema moral: el crimen legal. Su protagonista, Ricardo, marido de Rafaela, es un típico producto lombrosiano, es decir, tiene una maldad congénita, y decide eliminar a su esposa. Para llevar a cabo el asesinato no hace otra cosa que reestablecer la vida marital con ella, actitud que la religión bendice pero que llevará a la mujer a la muerte al quedarse embarazada. Es un crimen impune, pero un crimen.

        Alejandro Sawa en esta obra de juventud disecciona la realidad hasta sus últimas consecuencias sin dejar de ser un soñador satírico. Luego abandonaría el naturalismo para iniciar su vida bohemia en compañía de los nuevos movimientos literarios que venían de Francia. A todo lo largo de su vida demostró ser un poeta que escribía en prosa. En su obra póstuma, Iluminaciones en la sombra, terminada cuando estaba casi ciego y con síntomas de locura, alcanzó su mayor altura poética.

        Muestra las pequeñas y las grandes miserias de la condición humana en un estilo descarnado que recuerda la sinceridad y el humor de la literatura picaresca:

        "... aprendió el arte del expolio, del robo eterno que hace la avaricia del hortera a la necesidad del parroquiano, y aprendió también el arte de sobar convenientemente con una mano a las criadas de servir, mientras que con la otra, con la derecha, despachaba a su arbitrio, mermando, de consiguiente, a maravilla, el peso y aún la calidad del artículo demandado."

        El pintoresco apéndice del líder del naturalismo en España, Eduardo López Bago, que cierra el libro, nos da algunas claves de la época. Le da la bienvenida a Sawa como si se incorporara a un ejército para "reformar el arte literario". Y le reprocha irónicamente sus veleidades anteriores:

        "Es maravilloso que, cargado de inutilidades (baratijas que se ha traído de la casa de los románticos, para vivir en la nuestra, y que irá vendiendo a los compradores de lo viejo) , con tales embelecos, pueda ser y sea espontáneo, vibrante..."

        A continuación aprovecha para darle una lección de estilo sobre la adjetivación. López Bago gozaba de mucha popularidad pero no se figuraba entonces que ese joven novelista traspasaría la difícil frontera de los siglos para llegar hasta nosotros, en cambio sus novelas médico-sociales se quedarían en el cajón de la literatura perdida.



TEXTOS RELACIONADOS:

  • La verdadera desdicha de Max Estrella, crítica de la biografía Alejandro Sawa. Luces de bohemia de Amelina Correa Ramón.
  • La bohemia de un literato, crítica de Iluminaciones en la sombra de Alejandro Sawa.

    IR A LA PAGINA PRINCIPAL
    IR A CRITICA DE LIBROS

    PAGINA ACTUALIZADA EL 2/2/2013