Ir a la página principal

MISTER DON JOAN TENORIO

        Woody Allen ha hecho la versión de un Don Juan Tenorio asturiano que vive en Cataluña visto por un norteamericano de origen judío. La combinación es original e innovadora, estamos en la era de la globalización.

        ¿Por qué Tirso de Molina no hubiera podido nacer en Nueva York o en Barcelona? La única diferencia habría sido que en lugar de haber dado nombre a una estación del Metro de Madrid se la hubiera dado a una del Subway de la ciudad de los rascacielos o de la Ciudad Condal. Pero su obra literaria seguiría siendo la misma.

        El sexo y el amor son temas universales y predilectos del director norteamericano, no tiene nada de raro que al plantearse hacer una película en España escogiera la obra del "Burlador de Sevilla" para "versionarla" en Barcelona y traerse a Vicky y a Cristina de Estados Unidos que le permitieran hacer triángulos sentimentales con los dos nativos Bardem y Penélope Cruz.

        Woody Allen es inteligente y conoce bien la psicología femenina y la masculina, tal vez por eso, como muchas personas inteligentes sea un misógino y desprecie aún más, si cabe, a los hombres. Lo salva su ironía que a veces llega a ser mordaz y que utiliza para hacer películas como ésta.

        Yo sostengo que el personaje donjuanesco, tanto el de Tirso como el de Zorrilla, es un cretino despreciable, y me alegro al comprobar que Woody Allen piensa lo mismo que yo, lo cual no quita que en su película haga caer simpático al macho ibérico millonario y hasta motive al espectador para apoyarlo en sus conquistas sexuales, primero con Vicky, luego con Cristina, más tarde con su ex mujer Maria Elena y por último entre ellas y en trío. Es una película casi tan estimulante sexualmente como las de Alfredo Landa de los años 60 con las turistas suecas.

        La pregunta sería: ¿por qué son posibles estos patéticos donjuanes en cualquier parte del mundo? Woody Allen trata de explicárnoslo mediante el exhibicionismo psicológico de las tres implicadas. ¿Inocencia, superficialidad, estulticia, curiosidad, vacuidad? La pregunta, por supuesto, se queda sin responder, felizmente.

        Pero el espectador sale del cine con otra pregunta sin respuesta: ¿Por qué una película de un humorista tan fino como Woody Allen no me ha arrancado ni una sonrisa? ¿Será que Woody Allen sabe que el latin lover ibérico sí puede causar risa al público norteamericano y no se lo ha dicho a nadie? Podría ser, Woody Allen es un tímido.

Leopoldo de Trazegnies Granda

VICKY, CRISTINA Y BARCELONA

Dirección y guión: Woody Allen.
Países: España y USA.
Año: 2008.
Duración: 96 min.
Género: Comedia.
Interpretación: Javier Bardem (Juan Antonio), Patricia Clarkson (Judy Nash), Penélope Cruz (María Elena), Kevin Dunn (Mark Nash), Rebecca Hall (Vicky), Scarlett Johansson (Cristina), Chris Messina (Doug), Zak Orth, Carrie Preston, Pablo Schreiber.
Producción: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Gareth Wiley.
Fotografía: Javier Aguirresarobe.
Montaje: Alisa Lepselter.
Diseño de producción: Alain Bainée.
Vestuario: Sonia Grande.
Estreno en España: 19 Septiembre 2008.

RESEÑAS DE OTRAS PELÍCULAS:
IR A LA PAGINA DE CRITICAS DE CINE
IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 28/9/2008