Ir a la página principal
EL ULTIMO BESO


          El cine de los nuevos directores italianos ha sido calificado como de "neo-neorrealismo", cuando justamente lo que comprobamos en sus obras es que ya no queda nada de neorrealismo en el cine italiano. Esta paradoja sería un síntoma de buena salud cinematográfica, porque es obvio que se deben superar los estereotipos anteriores, pero siempre que se haga con autenticidad y honestidad.

          Desde "Roma citta aperta" (1945) de Rossellini, el neorrealismo italiano se expandió por Europa filmando los padecimientos de la población que soportó la guerra, denunciaba las situaciones de injusticia, de miseria, con una lente llena de conmiseración. Cumplió una misión casi social. Pero el arte no debe quedarse anclado en sus circunstancias y mucho menos el cine que ha tomado el relevo de la linterna de Diógenes. No podemos dejar de interrogarnos día a día por las pasiones del hombre actual, por sus razones más profundas, si las tiene, valiéndonos ya sea de la imagen, el color o la palabra.

          Gabriele Muccino, que pertenece a esta nueva escuela y es autor de películas de éxito como "Ahora o nunca", obtuvo el Premio Donatello 2001 a la mejor dirección con "El último beso". En esta película, que se acaba de estrenar en España ¡con tres años de retraso! (y no en todas partes), enfoca sus objetivos para captar la vida sentimental de parejas jóvenes, y aborda el problema aparentemente fácil, que en realidad es tan difícil: conseguir querer y ser querido.

          Nos presenta a ritmo frenético cinco historias entrecruzadas, cinco crisis de pareja, algunas exasperantes debido a su candidez y otras tratadas con una superficialidad sólo alcanzable por los propios italianos. Es difícil admitir que eso sea "realismo" por muy doble neo que lo llamen. Cinco relaciones de pareja, algunas estables y otras tan efímeras como un encuentro casual, debaten sus ridículos conflictos de forma infantil, casi caprichosamente. Para que no le falte nada, la película cuenta hasta con un psicoanalista tontorrón implicado también en una de las crisis.

          La cinta termina con un insulso monólogo explicativo, especie de moraleja cínica y remate con secuencia irónica a la italiana. Y antes de levantarnos de la butaca nos damos cuenta que no nos ha llegado nada, ni los conflictos, ni los diálogos, ni siquiera hemos entendido porqué lleva ese bonito título de bolero, que en italiano suena hasta mejor: L'ultimo bacio".

          Hace poco tiempo también nos decepcionó "Soñadores", película de un director de tanto prestigio como Bernardo Bertolucci, en la que se trataba el sexo tan caricaturezcamente como si fueran escenas de dibujos animados; seguramente la sexualidad de la Pantera Rosa es más rica, más humana, que la del juvenil trío de la película de Bertolucci escenificada en el mayo/68 parisino.

          "Soñadores" (2003) de Bertolucci es posterior a "El último beso" (2001) y también a "Ahora o nunca" (1999) de Muccino. Al comparar el trabajo de ambos directores podría entrarnos una inquietante congoja por lo que está ocurriendo en el cine italiano ¿hasta los directores consagrados copian las malas maneras de los jóvenes de esta nueva generación?

          Suponemos que no será necesaria la conmoción de una nueva guerra mundial para que en Italia surja un verdadero "neo-neorrealismo" que descubra con mirada fiel las situaciones absurdas que nos ha tocado vivir a caballo entre dos milenios, como lo hizo en el pasado.

Leopoldo de Trazegnies Granda

FICHA TECNICA:

El último beso [L’Ultimo bacio]

(Cinco Premios Donatello 2001 por la:
- Dirección
- Producción
- Actriz de reparto
- Montaje
- Sonido).

Italia, 2001.
Italiano, color, 115m.
Dirección: Gabriele Muccino.
Intérpretes: Stefano Accorsi (Carlo), Giovanna Mezzogiorno (Giulia), Stefania Sandrelli (Anna), Marco Cocci (Alberto), Pierfrancesco Favino (Marco), Sabrina Impacciatore (Livia), Regina Orioli (Arianna), Giorgio Pasotti (Adriano), Daniela Piazza (Veronica), Claudio Santamaria (Paolo), Martina Stella (Francesca), Luigi Diberti (Emilio), Piero Natoli (Michele), etc. Guión: Gabriele Muccino.
Música: Paolo Buonvino.
Fotografía: Marcello Montarsi.
Montaje: Claudio Di Mauro.
Casting: Francesco Vedovati.
Diseño de producción: Eugenia F. Di Napoli.
Vestuario: Nicoletta Ercole.
Producción: Domenico Procacci.
Una producción de Fandango en colaboración con Medusa Film.

RESEÑAS DE OTRAS PELÍCULAS:

IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 3/7/2004