Ir a la página principal
PABLO NERUDA (Parral, 1904-1973)

(Primera parte)
(Segunda parte)

Información preparada por Leopoldo de Trazegnies Granda
Fuentes:

-Confieso que he vivido (Memorias) de Pablo Neruda. (Ed. Seix Barral. Barcelona, 1979).
-Diccionario de grandes figuras literarias de José Martínez Cachero (Ed. Espasa. Madrid, 1998).

RESIDENCIA EN LA TIERRA (Segunda parte)

        Tras la terrible experiencia de la guerra civil española, Neruda vuelve a su Chile natal. Se encuentra que bajo su cielo austral también ondean las banderas de la cruz gamada, la ideología fascista se extiende por el mundo como una mancha de aceite hirviendo. Desde la revista Aurora de Chile vuelve otra vez a dirigir toda su artillería literaria, la misma que en España manejaban Alberti y León Felipe, contra el fascismo. Neruda, deviene un poeta incómodo en su tierra.
        En 1939, con créditos que le conceden sus editores sobre su obra futura, compra una casa en un lugar ignoto para todo el mundo, llamado Isla Negra, al lado de un mar profundo y frío. Su intención es retirarse allí para dedicarse plenamente a la literatura. Entre tanto, cae el gobierno pro nazi y sube al poder el Frente Popular. Paralelamente llegan noticias alarmantes de España: más de quinientos mil hombres y mujeres, combatientes republicanos y antifascistas civiles estaban cruzando la frontera francesa. Era una huída hacia ninguna parte: Hitler estaba a punto de invadir Francia. Neruda interrumpe su retiro ante la petición del gobierno de encargarse de sacar a los exiliados españoles de los campos de refugiados franceses, verdaderos campos de concentración, para llevarlos a Chile. Varios cientos de familias republicanas lograron embarcar en el vapor "Winnipeg", en el puerto de Trompeloup, el mismo día que estallaba la II Guerra Mundial a sus espaldas."La más noble misión que he cumplido en mi vida", confiesa el poeta en sus Memorias.
        1940. México. Epoca de los grandes pintores muralistas mexicanos: Orozco, Rivera, Siqueiros. Neruda los frecuenta y le deslumbra su concepción mexicana del universo.
        En sus incursiones a Guatemala convive con "su hermano chompipe" Miguel Angel Asturias (de esta manera reconocían su extraordinario parecido físico) que sufre, como todo el país, el régimen del caudillo Jorge Ubico, émulo del Estrada Cabrera que le servirá posteriormente a Asturias para escribir su gran novela El señor Presidente (1946).
        México acogió al grupo más numeroso de exiliados europeos. Entre ellos se encontraban amigos de Pablo Neruda: Anna Seghers, Erwin Kish, Wenceslao Roces, Constancia de la Mora, León Felipe, Juan Rejano, Moreno Villa, Herrera Petere... otros no pudieron reunirse con él porque habían sido fusilados o permanecían en las cárceles franquistas: Federico García Lorca, Miguel Hernández...
        En 1943 regresa a Chile no sin antes visitar Macchu Picchu en el Perú, donde concibe su poema Alturas de Macchu Picchu. A partir de 1945 inicia una agitada carrera política como senador. No obstante, la preparación de sus encendidos discursos parlamentarios, o la clandestinidad obligada en otros momentos, no le impiden continuar escribiendo. Poco antes de tener que huír de su patria perseguido políticamente, termina su Canto general.
        Sale de Chile con papeles falsos a caballo por la frontera argentina. De Buenos Aires viaja a París gracias a que su "hermano chompipe", Miguel Angel Asturias, le presta su identidad de diplomático guatemalteco en Argentina. Pablo Neruda entra a Francia con la personalidad y pasaporte del novelista guatemalteco. Para recuperar su identidad ante las autoridades francesas lo ayudan sus amigos Eluard, Aragón y Picasso ("No sé cuántos cuadros portentosos dejó de pintar por culpa mía").
        En 1949 viaja por primera vez a la Unión Soviética, que posteriormente tendría ocasión de frecuentar. Visita a su antiguo amigo Ilya Ehrenburg y entabla amistad con Kirsanov y con el poeta turco Nazin Hikmet. Conoce a "Fedeiev con su sonrisa blanca y su pelo plateado; Fedin con su cara de pescador inglés, delgado y agudo; ... Tijonov."
        A China viaja por primera vez en 1951, para entregar la medalla del Premio Lenin de la Paz a la señora Sung Sin Ling, viuda de Sun Yat Sen.
        Pablo Neruda se pasó media vida viajando y escribiendo simultáneamente. Durante su destierro político, visita también Italia, de donde será expulsado a solicitud de la embajada chilena. En Italia había terminado su controvertido libro Los versos del capitán que se publica de forma anónima en Nápoles.
        Permanece en Chile entre 1952 y 1957. Cinco años recluído en su Isla Negra, con esporádicos viajes a Italia, Unión Soviética, Alemania, Dinamarca, China, Francia, Brasil, Uruguay, Argentina, pero fecundos para la literatura. Publica Las uvas y el viento. Continúa trabajando en sus Odas elementales, Nuevas odas elementales y en el Tercer libro de las odas. La editorial Losada publica sus Obras completas
        En 1958 se reconoce legalmente al Partido Comunista en Chile y Pablo Neruda incrementa su participación política en la campaña para las elecciones presidenciales, que gana el candidato conservador Jorge Alessandri. Pero su compromiso político no le impide seguir escribiendo: Cien sonetos de amor, dedicados a su última mujer, Matilde Urrutia, Navegaciones y regresos y Canción de gesta, son de esa época de militancia política. Se multiplican los estudios críticos de su obra, biografías y honores. La editorial Losada publica la segunda edición de sus Obras completas.
        En 1961 el Instituto de Lenguas Romances de la universidad de Yale (EE.UU.), al igual que anteriormente lo había hecho con Saint-John Perse y T.S. Eliot, lo nombra miembro correspondiente. La universidad de Oxford le otorga el título de doctor honoris causa. El crítico uruguayo Emir Rodríguez Monegal publica El viajero inmóvil, que es tal vez el mejor estudio hecho sobre el poeta. Se le otorga el premio Viarregio-Versilia. En las siguientes elecciones presidenciales celebradas en 1964, Neruda trabaja intensamente en la campaña del candidato comunista, pero quedan aún muy lejos de ganar las elecciones. El demócrata cristiano Eduardo Frei se alza con la victoria electoral. Pablo Neruda continúa atendiendo sus compromisos políticos y literarios por todo el mundo.
        El partido comunista lo nombra candidato a las futuras elecciones presidenciales de 1970. El poeta en principio acepta, pero luego prefiere renunciar en favor de su amigo Salvador Allende y participa activamente en la campaña que lo lleva al triunfo. Era la primera vez que un partido comunista accedía democráticamente a la presidencia de un país latinoamericano, gracias al voto popular. Sus líderes eran un médico y un poeta.
        Pablo Neruda es nombrado embajador en Francia y al año siguiente ocurre uno de los acontecimientos más importantes de su vida: la Academia Sueca le concede el Premio Nobel de Literatura. Era el sexto escritor de habla castellana que recibía el premio.
        Pero Chile iniciaba una etapa difícil internacionalmente que repercutía en la economía interna. El bloqueo económico al que le somete Estados Unidos y la violencia terrorista de la derecha chilena lo tratan de llevar al caos. Pablo Neruda aprovecha un viaje a los EE.UU. invitado por el Pen Club para denunciar en el discurso inaugural las maniobras internacionales que se están realizando para hacer fracasar un régimen constitucional.
        El Servicio de Inteligencia norteamericano (C.I.A.), la compañía I.T.T. y el derrotado expresidente Frei hicieron posible que un tenebroso general con apellido de payaso se levantara el 11 de septiembre de 1973 en contra del gobierno legalmente establecido. Bombardeó el palacio de La Moneda y llenó los estadios de defensores de la democracia que posteriormente desaparecieron o fueron fusilados. Pablo Neruda vivía por segunda vez la misma historia: una derecha retrógrada y militarizada aplastando a un gobierno justo y democrático. La primera vez fue en España en 1936 y la segunda treintaisiete años después en su patria. El presidente Salvador Allende murió sin salir del palacio de gobierno durante el levantamiento. Pablo Neruda murió sólo doce días después, el 23 de septiembre, a causa de unas balas tan mortíferas como las de plomo: las de la tristeza y la impotencia.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
VOLVER A BIOGRAFIAS
PAGINA ACTUALIZADA EL 4/10/2001