INDICE        
BULEVAR PROUST
AUTOR: Leopoldo de Trazegnies Granda
Ediciones del Abaco Roto. Sevilla, 2003

los zapatos de mi abuela

De mi abuela sólo recuerdo los zapatos. Me movía yo en esas épocas por debajo de los muebles, tengo la sensación que de niño levantaba poco la cabeza. Recuerdo sus zapatos de colores pálidos, probablemente de tafetán o raso comprados en la rue St. Honoré de París.

Con sus pasos me vienen a la memoria todos los suelos de mi infancia: mármoles jaspeados de los salones de la casa de la avenida Arequipa, tablas de madera de mi dormitorio en la casa modernista que parecía un barco donde vivíamos, lajas grises del patio con fregadero donde lavaba la ropa Maricucha, losetas blancas del baño al sol de la tarde... y también los de mi primera experiencia sexual con una vecina de mi edad que se llamaba Lala Soto-Morales.

Aquella tarde nos sentamos los dos en el bordillo de un jardín lleno de muymuys, al lado de un seto de granados, nos desabrochamos las sandalias mirándonos fijamente a los ojos y, con los pies sobre la hierba recién regada, nos quitamos con deleite la suciedad de entre los dedos. Se creó entonces entre nosotros un lazo afectivo tan fuerte, que ninguno de sus novios posteriores, los que me empujaban con desprecio llamándome mocoso, pudo romper.

Ese año cumplí seis y el día que lo festejé habría sido para mí un día feliz, estoy seguro, me habían traído muchos regalos; si no fuera porque no vino Lala, y porque descubrí con estupor que se estaban comiendo mi tarta de cumpleaños entre todos los niños de la fiesta. Y que además, fuera mi propia madre la encargada de repartirla. Incomprensiblemente, no pude dejar de tener remordimientos.

Aquel mismo año sufrí otro golpe, murió mi abuela. Me asomé a su cuarto para verla y llegué a distinguir sus zapatos: eran los verdes.

Y mi abuelo, que usaba zapatos negros, me reveló su enamoramiento secreto al ponerse otros: unos de piel de ante con adornos blancos alrededor de los agujeros para los pasadores. Luego decidió mudarse de casa a una muy antigua, de estilo victoriano, cerca de donde vivía la mujer que amaba, y que tenía ratones.


                        INDICE_____________________SIGUIENTE CAPITULO

PAGINA ACTUALIZADA EL 5/2/2003