VOLVER_________SIGUIENTE

Conjeturas y otras cojudeces de un sudaca


EL MARAVILLOSO MUNDO "MAIAMERO"


Leopoldo de Trazegnies Granda

        Desde hace pocos años, el mundo económico neoliberal (porque por espíritu liberal entendemos otra cosa) está impregnando la universidad, la literatura, el cine y los autobuses. Aflora por todos los medios de comunicación y por los grifos de mi baño. La interpretación de la realidad es ahora de una bondad sin límites (yo me ducho todos los días con agua bendita por el mismo precio). Vivimos en un mundo maravilloso y parece ser que todo va a seguir igual porque al fín se ha acabado la Historia (ya era hora, después de tanta guerra) como si fuese un frasco de mermelada y ahora vamos a comprar otra ( de strawberry, creo) que es norte-americana.
        Para eso está el "mercado global" que lo arregla todo. Si se acaba la Historia, se va y se compra otra a precio competitivo, donde Franco, por ejemplo, no era fascista sino un "populista-keynesiano" de la escuela de De Gaulle, como afirma un pintoresco economista neoliberal de oscuro apellido. En este nuevo orden mundial, EEUU es el ejemplo a seguir. Gracias a empresarios-políticos, intelectuales de Miami, o cantantes de baladas, nos enteramos que el país de la ley "Helms-Burton" es el país ideal (como yo ya me sospechaba desde hace tiempo) porque es la "vanguardia del progresismo". Mientras en Europa se acaba el "Estado del bienestar" (lástima que algunos cojudos no nos diéramos cuenta a tiempo) en ese país de cuento de hadas se disfruta del mejor de los mundos, el mundo de los WASP (White, Anglo-saxon, Protestant) que ningún latinoamericano o español cumplimos.
        Como yo ya he pasado el medio siglo largo, recuerdo en la profundidad de la Historia (que se ha acabado) haber visto en el sur de ese país progresista autobuses con puertas distintas para blancos y negros (¿será verdad o son ideas mías?) universidades que sólo admitían WASP, sofisticadas sillas eléctricas y cámaras de gas para ejecutar civilizadamente a gente de etnias mayoritariamente latinas o africanas. Pero la Historia ya no existe, menos mal que nos quedan las películas de Hollywood como nueva y repleta biblioteca de Alejandría para documentarnos. Propongo Miami Beach como capital mundial de la cultura.
        Por eso no me extrañó nada que el corresponsal de ABC en Londres publicara un libro llamando idiotas a los que aún no se hayan dado cuenta de estas evidencias post modernas. Yo me descubro como un "perfecto idiota latinoamericano" según la descripción del autor, y también soy un "idiota ideológico carpetovetónico" gracias a mi doble condición de "sudaca" de origen y "chapetón" por adopción. Por lo que me afecta, he leído con interés al menos diez o doce artículos elogiosos del riguroso tratado, algunos firmados nada menos que por su papá, el laureado novelista Mario Vargas Llosa.
        No hace mucho tiempo Félix de Azúa publicó una novela titulada Historia de un idiota contada por él mismo. En ella, un idiota nos muestra inteligentemente la realidad que los demás idiotas no vemos, dándonos la oportunidad de redimirnos de la idiotez a través de la literatura. Es decir, es una obra clásica. En cambio el corresponsal del diario monárquico español se limita a insultar a todo el que no esté de acuerdo con su realidad "maiamera" y la de su amigo Plinio Apuleyo y la de otro más que no recuerdo.
        Creo que el hijo de Mario Vargas Llosa es por lo menos injusto. Los latinoamericanos tenemos más de cojudos que de idiotas. Los cojudos, como su propio nombre indica (la raíz griega no me la sé) no tenemos porqué ser tontos ni brutos; cojudo es simplemente el que se cojudea, el que se equivoca y persevera y dice cojudeces para justificarse. El que escribe libros como éste, por ejemplo, o como el suyo.
        Los peruanos aprendemos rápido pero nos equivocamos mucho y esa es la grandeza del cojudo peruano, que cada cual se equivoca como le da la gana dando lugar a una variedad muy extensa de cojudos (como en otra parte de este libro intento desentrañar).
        El idiota, término griego utilizado equivocadamente por Vargas Llosa (junior) para insultar a los que no pensamos como él, es muy diferente del cojudo peruano de toda la vida. El idiota es de nacimiento, en cambio el cojudo lo consigue a lo largo de su vida, a veces con mucho esfuerzo y dedicación y otras casi sin darse cuenta (los segundos son los más cojudos). Recuerdo uno de los casos más precoces del colegio, ocurrió jugando al fulbito; en el instante que la pelota traspasó los palos él se quedó inmóvil y abrió los ojos como si tuviera tres bocas, después se tiró al suelo intentando coger la estela del balón que ya estaba dentro de la red y se levantó cojudo del todo. Se puso a decir cojudeces al público, al árbitro y al entrenador del equipo que estaba al otro lado de la cancha. Lo increíble fue que el que le metió el gol se volvió cojudo al mismo tiempo: saltó y cabeceó, aparentemente normal, pero al caer hizo un gesto extraño tocándose las ingles; a partir de ese momento deambuló de forma errática por la cancha como un iluminado. Al terminar el partido se constató simplemente que se habían vuelto cojudos los dos, de golpe, sin darse cuenta, y a pesar de ser cojudos de distinto tipo se hicieron amigos. Así se juntan y llegan a formar hasta clanes de cojudos.
        En la edad adulta puede ocurrir en situaciones de fracaso o éxito similares a las mencionadas o como resultado de un entrenamiento y perseverancia, con muchas privaciones que son dignas de reconocimiento. Hay quien se empeña y lo consigue.
        Por ejemplo, mi tía Areopagita encuadraría al autor del panfleto El perfecto idiota latinoamericano entre los cojudos cagabombos, que son los que se creen la divina pomada y se cuentan por cientos en el mundo intelectual. Proclives al auto elogio y fáciles al insulto, normalmente arropados por familias de cojudos a la vela. La característica más importante del cagabombos es que sólo ve la realidad que conviene a los intereses económicos de su clan y suele ser muy oportuno para aprovecharla. En la generación de su papá (modestamente, la mía también) estaba de moda ser de izquierdas y apoyar la justicia social, hoy conviene ser "maiamero" e ir al mercado a vender la mermelada. En esas estamos.


VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 15/10/1999