VOLVER_________SIGUIENTE

Conjeturas y otras cojudeces de un sudaca

EPILOGO
Leopoldo de Trazegnies Granda

Muchos lectores podrían pensar que las historias que contiene este libro son exageraciones del autor; tengo que admitir que algo habría de cierto en tal afirmación. Sin embargo, también puedo asegurar que la mayoría de ellas no son más que pálidos reflejos de la realidad.

Por ejemplo, en mis andanzas como encuestador rural, me encontré en la región de El Bierzo, con un poblado minero semi abandonado donde la totalidad de los ya escasos vecinos se habían quedado ciegos a causa de una explosión. Tanto los antiguos jornaleros como sus mujeres, sus madres, sus suegros y sus hijos (no, no recuerdo niños) andaban a tientas por las calles. Ignoraban, entre otras cosas, cómo se habían ido degradando sus viviendas y su pueblo. Al no ser conscientes de la gravedad del problema (ni tener posibilidades de solucionarlo) se habían habituado a vivir y a convivir entre las ruinas peligrosas de sus casas y las de los túneles de las galerías clausuradas.

He intentado varias veces narrar esta historia que encontré conmovedora y no he sido capaz. No es creíble. En ocasiones es difícil aceptar la realidad, aunque otras veces la ficción resulte siendo más verdadera que los hechos que la originan.

Aquellas figuras fantasmales, haciendo equilibrios por escaleras a la intemperie, balcones sin barandillas y socavones, que entre bromas y blasfemias me gritaban con los bastones en alto y el blanco de los ojos orbitando sin control, que intercediera por ellos en Madrid (creyendo encontrarse ante un funcionario) no pertenecen al mundo de lo posible, son habitantes de la sierra de un mal sueño que yo no tengo talento para poder describir.

En el fondo, todos andamos por este planeta en las mismas condiciones que los desgraciados vecinos de aquel pueblo: en la oscuridad. Yo creí comprenderlos y me identifiqué con su falta de visión del mundo. Desde entonces alego o escribo ante un funcionario inexistente.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 4/12/1999