WEBLOG de Leopoldo de Trazegnies
Ir a la página principal
BITACORA (Weblog)
 
Localice en este documento
 

Arte Literatura Política Sociedad

 

L.- CONTRA LAS ACADEMIAS (24/3/2007)

          Todo pensamiento procede del sentimiento y no de la palabra. La lengua es sólo el vehículo imperfecto del contenido emocional. El pensamiento es instintivo, la lengua es cultural. Los animales, que no saben hablar, piensan porque tienen emociones. Le damos demasiada importancia al idioma, la esencia del hombre es animal, muda. La cultura se desarrolló para encauzar de la mejor forma nuestros instintos.

          Las abejas no tienen cultura porque no pueden variar su comportamiento instintivo pero si algunos miembros de un panal en lugar de producir miel produjeran tinta podría surgir espontáneamente la apicultura que favoreciera la producción de miel y terminarían inventando la imprenta. En el origen de la cultura está la transgresión y en el origen del lenguaje está la mentira, la fantasía, porque para decir lo obvio no nos haría falta hablar.

          En estos días se celebra en Cartagena de Indias el IV congreso de la lengua española. Los tres anteriores fueron perfectamente inútiles y a éste es probable que le pase exactamente lo mismo. El camino del castellano está empedrado de dificultades ortográficas, gramaticales y sintácticas. Sin hacer caso a la negativa de Juan Ramón de confundir la J y la G, ni a la escandalera que montó Gabriel García Márquez en el anterior congreso de Zacatecas, continuamos dócilmente escribiendo en un idioma lleno de tildes innecesarias, de letras fonéticamente iguales como la B y la V, de antiestéticas letras finales de palabra como la J de reloj o la D de ciudad.

          Los acedémicos se aferran a sus códigos obsoletos como los alquimistas a sus símbolos en vez de analizar el idioma con una mente amplia que permita convertirlo en un vehículo eficaz de la cultura y de las nuevas tecnologías que la hacen posible.

añadir comentario


S.- LA NIÑA QUE LLEGÓ DE LA NADA (29/1/2007)

          Bajo este frío titular hay una hermosa historia protagonizada por una linda niña recién nacida que vino al mundo no sólo para amar y ser amada como cualquier otra niña, sino también con la misión de salvar a su hermana mayor.

          Estaríamos dispuestos a hacer lo imposible, a atravesar el planeta a nado si es necesario, para salvar de la muerte a una persona querida, pero venir desde la Nada para curar a su hermana es aún más difícil, porque hay que superar los alambiques de la procreación para aparecer por fin en este planeta trayendo el remedio en la mano, más exactamente en su pequeño ombligo. Es la proeza que ha hecho María para salvar a Clara.

          Clara tiene catorce años, debería haber estado jugando como el resto de sus compañeras, preparando su corazón para sus primeras emociones de mujer, sus primeras lecturas, su primer amor, como una flor ante su primer amanecer, pero Clara sufría una enfermedad incurable que la apartaba del desarrollo normal de su naturaleza.

          Sus padres tomaron la decisión de traer otra hija al mundo para salvar a Clara. Se puede concebir un hijo por muchas razones, para que perpetúe nuestra memoria, para que herede un patrimonio o un trono, o sin ninguna razón aparente, pero la más noble de todas es que venga a salvar a otra persona. Sus padres lo hicieron con la ayuda de la medicina. Seleccionaron el embrión genéticamente compatible que permitiera a la recién nacida donar las células de su cordón umbilical para reparar las de la médula enferma de su hermana mayor. Y así nació María, esta bella historia de amor tuvo lugar en Barcelona, la primera en España de este tipo.

añadir comentario (1)
(1) 
es una historia bella, y más aún siendo real.Pienso que las dos hermanas tendran para toda la vida una unión aún más grande que ser hermanas,y esto final no es poca cosa.

ANONIMO. Abril 25, 2007 7:18 PM


LP.- LA ESCUADRILLA MALRAUX (19/1/2007)

          Me emociono leyendo un libro de fotografías de André Malraux en la Guerra Civil Española, comentado por su compañero de escuadrilla aérea, Paul Nothomb.

          Las fotografías se deben a otro combatiente idealista, Raymond Maréchal. Son imágenes evocadoras de un tiempo de guerra pero llenas de sentimientos nobles, fraternos, en algunos casos conmovedores y en otros casos nos muestran la crudeza de la vida en el "cielo de batalla" más que en el campo de batalla, que eran los cielos de Madrid, Badajoz, Málaga o Teruel.

          Malraux se encarga de adquirir los aviones y de reclutar a las tripulaciones para una escuadrilla que primero se llamaría "España" y luego se la llamaría "Escuadrilla Malraux". En principio el presidente francés León Blum le negó el suministro de aparatos franceses, y tiene que comprarlos en los circuitos de tráfico ilegal de armas, pero más adelante, de forma casi clandestina León Blum acepta entregarle aviones Potez que habrían de enfrentarse a los disciplinados Heinkel alemanes y a los Fiat italianos. Luego llegarían los cazas rusos conocidos como los "Moscas" que tuvieron actuaciones decisivas en la defensa de Madrid, a tal punto que la gente les aplaudía desde las azoteas.

          Se ha despreciado la importancia que pudo tener la escuadrilla Malraux en la guerra, a pesar de que su actuación en el frente de Madrid impidiera que las tropas sublevadas tomaran la capital hasta tres años después. No se han valorado sus incursiones casi a diario en la batalla de Teruel, ni hechos puntuales de gran valor humano como haber podido frenar a la columna de motorizados franquistas que perseguían a la población malagueña en su huída hacia Almería con los dos únicos aviones destartalados que aún les quedaban después haber sufrido la pérdida de varias decenas de aparatos. Sin duda alguna su aportación fue pequeña comparada con las escuadrillas rusas. Su generosa entrega pasa casi desapercibida en los analisis militares posteriores. Sin embargo en las feroces batallas aéreas que protagonizaron hicieron muchas bajas a la aviación alemana e italiana. La escuadrilla Malraux terminó totalmente aniquilada, por las manos de estos pilotos idealistas pasaron varias decenas de aviones y muchos de ellos perdieron la vida al ser derribados.

          Fueron los últimos pilotos que se enfrentaron al enemigo en combates individuales no exentos de belleza. Las batallas aéreas eran una contradicción lírica, se desarrollaban en soledad y a veces bajo un profundo cielo azul y sobre sierras como la de Teruel cubiertas por un manto de nieve que sólo podían compartir con el enemigo al que debían derribar. Era la recreación de la vida humana: gozar de unos instantes estéticamente dichosos en un escenario destinado a la tragedia.

          Malraux reclutó las primeras tripulaciones entre los pilotos de Air France y más tarde entre ex combatientes de la Primera Guerra mundial que se mantenían volando en pequeñas líneas aéreas o habían acudido a contrabandear con alcohol en la Norteamérica de la Ley Seca. Eran mercenarios un poco especiales porque aunque cobraban se alistaban por convicción, o por lo menos declaraban que aunque les pagaran no combatirían por el bando franquista. Sin embargo los mandos republicanos nunca estuvieron seguros de su fidelidad y recelaban que alguno se pasara a las líneas enemigas, no hubo ningún caso, en cambió al revés si ocurrió, fue el caso de un Junkers franquista que aterrizó en el aeródromo de Alcalá de Henares pasándose a las filas de la escuadrilla Malraux.

          André Malraux no era un jefe ortodoxo, era un piloto de guerra anti militarista, le desagradaba el rigor de la disciplina, prefería la camaradería, por eso se sintió muy a gusto entre los anarcosindicalistas españoles. Se le respetaba y nadie discutía sus órdenes no por una cuestión de jerarquía que probablemente los mercenarios no tendrían muy en cuenta, sino porque se le apreciaba. Como escritor era un humanista, como militar un estratega frío y experimentado. Pero no dejaba de ser un perdedor como casi todos los idealistas, aunque no por eso dejó de luchar hasta la total aniquilación de su escuadrilla. Al llegar a España ya era un escritor célebre en Francia por su novela "La condición humana" y entre sus amigos españoles se contaba José Bergamín.

          Conocía las escasas posibilidades que tenía la República de ganar la guerra contra el bando llamado Nacional. Casi todo el ejército se había sublevado con Franco, en cambio los soldados republicanos eran milicianos calzados con alpargatas y armados con escopetas de caza. Aunque tres cuartas partes de la aviación española había permanecido fiel a la República, estaba dotada con aparatos antiguos, pesados, dificiles de reparar, poco adecuados para entrar en combate. En cambio Franco tuvo desde el primer momento el apoyo de la aviación alemana e italiana, la legión Cóndor nazi, equipada con la tecnología aérea más avanzada para la época con un gran poder de destrucción, fue la que arrasó Guernica y la que se utilizaría posteriormente en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo a la pequeña escuadrilla Malraux que nunca tuvieron en activo más de diez o doce aparatos a la vez, en ningún momento les invadió el desánimo, fueron de los primeros en entrar en combate y de los últimos en abandonar el frente que había retrocedido hasta Valencia.

          Una de las fotografías muestra a Malraux en Valencia rodeado de camaradas que lo zarandean cariñosamente mientras él continúa sonriente con las manos en los bolsillos, satisfecho de la fraternidad que se respiraba entre todos los que luchaban desesperadamente contra el fascismo. Paradójicamente Malraux le daría el título de L'espoir a una novela escrita al terminar la guerra donde plasmó con realismo sus vivencias y las de los miembros de su escuadrilla. En esa fotografía también se puede ver a Margot, la compañera de Paul Nothomb. Hubo dos mujeres en la escuadrilla, la otra era Clara, mujer de Malraux.

          Gracias a las fotografías de Raymond Maréchal y a los textos de Paul Nothomb comprendemos un poco mejor lo que significó ese enfrentamiento salvaje y las ilusiones de esos republicanos, idealistas, demócratas, ingenuos, que creyeron poder vencer al fascismo en España.

          Paul Nothomb es tío abuelo de la novelista belga Amélie Nothomb. André Malraux se inspiró en él para el personaje apellidado Attignies en su novela L'espoir.

"Malraux en España" de Paul Nothomb con prólogo de Jorge Semprún.
Edhasa. Barcelona, 2001.

añadir comentario (2)

(1) 
La última parte es mentira. En la guerra española se enfrentaron dos ejércitos. Ese mito del miliciano armado con escopeta de caza que se enfrenta a un ejército organizado es falso. Sólo al principio hubo algo de eso y fue negativo, en general, para los nacionales (los del ejército organizado), pués generalmente era tan grande el número de milicianos en los enfrentamientos, que el hecho de enfrentarse a ellos propició la no liberación de importantes capitales. De esos milicianos de mono y arma improvisada hubo muchos al principio de la guerra en los dos bandos, pero más tarde, en el bando rojo se organizó un gran ejército perfectamente armado con material extranjero proveniente sobre todo de Rusia. Los mejores carros de combate eran rusos y estaban dotados de cañón, mientras que los que proporcionara alemania o Italia al bando nacional sólo tenían ametralladoras y muy poco blindaje. En cuanto a la aviación, dependiendo del momento y del lugar, la aviación roja era tan poderosa que Alemania llegó a prohíbir a sus pilotos volar en el material entregado a los españoles, dejando a estos y a Italianos con el "marrón" de tener que enfrentarse a los polikarpov I-16, monoplanos ultramodernos que proporcionaron una superioridad aplastante al bando rojo. Bastante más tarde, sería cuando la aviación de los nacionales se enfrentaría en iguales condiciones a la roja.
Yó también tengo el libro. Es muy romántico como la figura de Maraux. Me gustan mucho sus fotos y muestra muy bien como pensaban algunos de los que combatían en aquel bando. Pero poetas los hubo en los dos, aunque los otros no emplearan las capillas como dormitorio común. Por último quiero decir que a la denominada Legión Cóndor no se la debería llamar nazi, pues aún organizada por el gobierno alemán, combatió en España para la mitad de los españoles y estos no fueron nacional socialistas ni antes, ni después de vencer.
ANONIMO


(2) 
En primer lugar, Malraux ni era militar ni se había montado nunca en un avión de guerra antes de combatir en España; en segundo lugar, sus pilotos no eran el prototipo del héroe idealizado por la pluma de su jefe y otras de igual calaña. Eran simples mercenarios que cobraban el astronómico sueldo de cincuenta mil francos mensuales -más un seguro de vida de cinco millones- cuando, en el Bando Nacional, un Oficial de fuerzas especiales, sumando todas las gratificaciones posibles, no recibía más que unas setecientas pesetas mensuales. Sin duda, los mercenarios mejor pagados del mundo y merecen por ello figurar en el Libro Guiness de los Récords con mucha más razón que en el Olimpo de la literatura a donde los elevó la propaganda marxista; pero es que, además, por si fuera poco, el propio Jefe de la Aviación Republicana, Ignacio Hidalgo de Cisneros, en sus memorias dice de ellos:
"Malraux, como no sabía nada de aviación, tuvo que ponerse en sus manos -en la de los pilotos- y es fácil comprender las faenas que podían hacer estos aventureros sin un jefe capaz de frenarlos. Más que una ayuda, fueron para nosotros una carga.
En varias ocasiones intente licenciarlos, pero el Gobierno se oponía alegando la mala impresión que produciría en Francia cuando se supiera que habíamos tenido que echar de España, por inútiles y sinvergüenzas, a estos aviadores que una falsa propaganda había convertido en "heroicos defensores de la libertad".

VICMATCAS


P.- VICTORIA KENT TENÍA RAZON (2/10/2006)

          Paradójicamente, hasta que llegó la República, las mujeres podían ser elegidas diputadas pero no tenían derecho a votar en las elecciones.

          Ahora que se celebra el 75 aniversario del reconocimiento del sufragio femenino, algunos columnistas salen de la caverna y suben a la palestra para intentar quitarle méritos a la izquierda republicana que lo legalizó.

          La República empezó en 1931 a poner a España a la vanguardia de los paises europeos en cuanto a Justicia e Igualdad de Derechos Civiles. Es verdad que el voto femenino tuvo sus detractores en el propio seno de la izquierda. Una de ellas fue la feminista de izquierdas Victoria Kent.

          Sorprende la visión realista de esta mujer frente a la de Clara Campoamor, también de izquierdas y ambas pioneras del feminismo, pero más apasionada y menos realista. Las dos lucharon por el voto de la mujer, pero no estaban de acuerdo en el momento que debía empezar a ejercerse.

          Victoria Kent era consciente que hasta entonces la mujer había vivido en España sometida a la autoridad del marido (por ejemplo, la mujer que tuviera relaciones extra matrimoniales podía ser asesinada por el marido impunemente, el delito no estaba penado legalmente, el marido gozaba de la eximente total para matar. Difícil de creer ¿verdad? en esta época que nos escandalizamos de los talibanes. Pero allí está el Código Penal vigente en 1931 para poderlo consultar), por otro lado la mujer se refugiaba en curas y confesores que ejercían una influencia decisiva sobre ellas. Victoria Kent opinaba que primero había que liberar a la mujer de esa esclavitud social para que pudiera emitir libremente su voto. Por ese motivo proponía el voto de la mujer pero no para las elecciones inmediatas sino para la siguiente legislatura, de forma que le hubiera dado tiempo a la incipiente República a realizar los cambios necesarios para que la mujer pudiera ejercer su derecho libremente sin temor a la familia ni bajo la presión clerical. Las diferencias entre Kent y Campoamor era una cuestión de fechas, Clara Campoamor, mucho más impulsiva y con justa indignación pedía el voto inmediato para la mujer.

          El gobierno republicano de izquierdas, en contra de la postura de Victoria Kent y coincidiendo con la de Clara Campoamor, concedió el voto femenino para las elecciones de 1933. Como Victoria Kent preveía ganó la agrupación de derechas CEDA porque la mujer se abstuvo, voto en blanco o votó a la derecha con el beneplácito del clero.

          La derecha gobernó dos años, fue el llamado "bienio negro" de la República. Fue una legislatura involucionista, algo parecido a lo que ha significado Aznar para la mal llamada transición. No llegaron a quitarle el voto a la mujer porque hay conquistas que no se pueden volver atrás, de la misma manera que Aznar no pudo ilegitimar el divorcio o el aborto.

          Pero Victoria Kent tenía razón: en las elecciones de 1936 la mujer ya no votó masivamente a la derecha y ganó la izquierda, el Frente Popular. Ya era tarde, la derecha después de haber estado en el Poder no quería soltarlo y acusó a la izquierda de fraude, de corrupción... bueno, la historia de siempre, y preparó las condiciones de bronca y desorden para que dos meses después un general felón llamado Franco diera un golpe de Estado contra la legítima República democrática para recuperar el gobierno.

          El resto es bastante conocido, duró treintaicinco años. Victoria Kent y Clara Campoamor fueron perseguidas por la dictadura y tuvieron que huir al exilio. Victoria kent se exilió en Francia, luego pasó a México y de allí a Estados Unidos donde vivió hasta su muerte en 1987. Clara Campoamor también pasó inicialmente a Francia, de allí a Argentina y por último a Suiza donde falleció en 1972.

añadir comentario


LP.- LORCA NO ERAN TODOS (29/9/2006)

¿Los que anoche vociferaban en el Paseo del Prado de Madrid bajo banderas españolas qué eran?

Manifestantes ante el
Auditorio de CCOO

¿Eran musulmanes fanáticos porque el Papa había hecho una cita sobre la violencia del Islam callándose la violencia del Cristianismo?

¿O eran los cristianos representantes de la Conferencia Episcopal con los de su emisora COPE manifestándose contra los derechos de los homosexuales?

¿O eran islamistas quejosos de que la cabeza del profeta Mahoma se la estén peloteando entre las redacciones de los periódicos?

¿O eran simples borrachos de una botellona callejera?

No. Eran jóvenes indignados porque Pepe Rubianes iba a representar su obra "Lorca eran todos" en el Auditorio de CCOO, ya que desistió de hacerlo en el Teatro Español, donde estaba previsto, después de recibir todo tipo de amenazas.

Preguntas:

¿Quién es Pepe Rubianes? Acudo a la biblioteca de Babel de Internet para obtener una respuesta:

"José Rubianes Alegret, actor de teatro, especializado en mimo, imitaciones y monólogos. Destaca por su gran ironía, su ácido sentido del humor, su contagiable alegría, y la incontenible verborrea salpicada de constantes tacos, que le confieren una personalidad única."

¿De dónde es Pepe Rubianes?

"Nace en Villagarcía de Arosa (Pontevedra) en 1947, aunque se define a sí mísmo como un "vividor" medio gallego medio catalán. Llegó de pequeño a Cataluña, donde estudió, se formó y ha desarrollado toda su carrera profesional. Actúa tanto en castellano como en catalán, aunque lo más frecuente es que actúe en ambos idiomas a la vez, a los que alterna improvisadamente, introduciendo incluso alguna frase en gallego."

Colofón final de su biografía:

"Su último espectáculo, Rubianes, solamente (1997) estuvo en cartelera cinco años consecutivos."

¿Entonces por qué están tan cabreados estos muchachos de las banderas españolas contra este magnífico actor y dramaturgo español?

Parece ser que es porque este actor que "destaca por su ironía... salpicada de constantes tacos" hizo unas declaraciones a un periódico que los muchachos de las banderas consideraron ofensivas para España.

Más preguntas:

¿Una expresión coloquial de un mimo satírico justifica tanta indignación? Francamente no me lo creo. Aunque los que hayan ido al Paseo del Prado con las banderas sean los alevines de los que tiraban tinteros a las pantallas cuando se representaban películas de Victoria Vera en los primeros años del destape, no me lo creo.

La pregunta final:

Si Rubianes, en vez de representar una obra sobre Lorca hubiese querido poner en escena un Auto Sacramental de don Pedro Calderón de la Barca ¿la reacción de estos muchachos habría sido la misma?

¡Ay, las dos Españas! Lorca no eran todos, desgraciadamente.

añadir comentario


-------------------------------------------------------------------------------------

ENLACES A BLOGS DESTACADOS:

 
  •   La tarde libros 
  •   El otero de la lechuza 
  •   El Gatopardo 
  •   Biblioteca de Babel 
  •   Apostillas Literarias 
  •   Ventarron 
  •   La linterna de Diógenes 
  •   Amores bizarros 
  •   Nebulosas del día a día 
  •   Viejoblues 
  •   Vivir por y para escribir 
  •  
  •   Agua de florero 
  •   La ranita feliz 
  •   El cuaderno de Pepe Blanco 
  •   meritxellgris 
  •   Enrique G de la G 
  •   La otra feria 
  •   Calidoscopio 
  •   MoleskineLiterario 
  •   El gusanillo de los libros 
  •   La coctelera - libros 
  •  


    Comentarios anteriores

     
    Retorno a la página principal

     
    Comentarios posteriores