Ir a la página principal                                                                         BITACORA (bitácora - Weblog)

   
Localice en este documento

COMENTARIOS BREVES por L. de Trazegnies Granda

A arte L literatura P política S sociedad

P.- EL CABALLO DE IL CAVALIERE (11/4/2006)
(Elecciones italianas)

        Generalmente se piensa que Italia y España son dos países muy parecidos. Tal vez las similitudes se deban a que ambos hablan idiomas que han evolucionado del latín de la misma manera, sobre todo en la pronunciación porque en el vocabulario el italiano tiene más similitudes con el francés que con el castellano, y fonéticamente el español suena más a griego que a italiano.

        Si examinamos la identidad cultural de ambos pueblos percibimos que tienen notables diferencias, lo cual no va en desmedro de ninguno de los dos, como dos primos lejanos que se reconocen, ambos bien parecidos, pero que se parecen poco entre sí.

        La actividad política italiana, como su arte dramático, se caracteriza por tener elementos tragicómicos que resultan extraños en la sociedad y en la dramaturgia hispana. Casanova es frívolo, en cambio Don Juan intenta ser trascendente. La profunda seriedad del Quijote, su absoluta carencia de humor, sería un rasgo imposible en un personaje italiano del mismo tipo. Resulta difícil imaginar a un Vittorio de Sica encarnando al Ingenioso Hidalgo de la Triste Figura, en cambio, el papel de General de la Rovere de Roberto Rossellini lo representaba de manera genial.

        Es verdad que el arte y la literatura italiana han influído mucho en España. En el cine nos encandiló el neorrealismo porque tenía la virtud de traducir el drama colectivo de la II Guerra mundial en tragedias domésticas de escalera con las que fácilmente nos podíamos identificar. Anna Magnani o Silvana Mangano nos acercaron a la miseria de las familias de la posguerra europea, era una mirada exacerbadamente individualista que en España no es frecuente. Se reflejó en películas como El verdugo o El cochecito, pero que no dejaron de ser excepciones. El mundo hispano tiene una visión más global de la realidad, está mejor representado en Bienvenido Mr. Marshall, por ejemplo.

        El sentido del humor italiano es repentino, claro, frívolo y egocéntrico. El cine español trató de imitarlo en algunas películas de los años 50 protagonizadas por actores del estilo de Toni Leblanc que hicieron gracia pero sin valor ninguno, se quedaron en simples burlas ayunas de toda la retranca nativa. Sin embargo posteriormente se hicieron buenas películas de un humor absolutamente negro, introspectivo, autocrítico, como Viridiana de Buñuel o Calle Mayor de Bardem; humor que puede darse en España, México o Colombia, pero nunca en Italia, allí siempre nos encontraremos inmiscuido en la acción a un extrovertido Peppino Di Filippo o a un Sordi tratando de vender cadáveres. El humor italiano es más patético que fúnebre, menos íntimo, más teatral.

        Ya en la literatura clásica se puede notar el aspecto coral de la literatura española, el propio Lope de Vega, a pesar de que la literatura italiana influyera enormemente sobre él, prefiere crear obras con sentimientos populares, como Fuenteovejuna, más que con héroes solitarios.

        El fenómeno del crimen perfectamente organizado del sur de Italia, con sus leyes inflexibles, sus lealtades interesadas, sus infinitas venganzas, sus secretos inviolables, no es concebible en la colectividad hispana, ni en la del sur ni en la del norte de la Península Ibérica, ni en Latinoamérica. Nos falta la rigurosidad mafiosa, las mafias formadas alrededor del narcotráfico colombiano han degenerado en simples trifulcas entre delincuentes, no crean escuela como en Italia.

        Por otro lado, en España normalmente se considera que la vanidad es ridícula y al que no se da cuenta de ello se le denomina con una palabra expresamente inventada para el caso: gilipollas (cada pueblo inventa los términos que necesita, en el Perú se utiliza la palabra cojudo para un tipo de la misma especie). En España se cuida uno de no caer en la inmodestia, aunque en la mayoría de los casos sea por miedo al ridículo. En cambio en Italia se cultiva la vanidad como virtud y todo el mundo tan contento.

        Es lógico que la política también sea diferente, aquí era donde yo quería llegar. Creo que en España sería difícil que surgiera un gobernante como il Cavaliere Berlusconi, que tiene todos los elementos que hemos descrito: es frívolo, exacerbadamente individualista, cómico, patético, mafioso y vanidoso.

        No me imagino a un representante de la derecha liberal española, como podría ser un Ruiz Mateos, o un Mario Conde, que llegara al Poder siendo propietario de cuatro de las cinco cadenas más importantes de TV, y dueño de nueve de los diez diarios de más tirada, y principal accionista de todas las emisoras de radio, no me lo imagino, aunque nunca se puede estar seguro de nada. El caso se dio en Marbella con Gil y Gil, pero fue un fenómeno puramente local, cuando intentó dar el salto a la política nacional se estrelló. En cambio Berlusconi en Italia lo que hizo fue dar un doble mortal olímpico con el aplauso entusiasmado del público.

        Nuestra idiosincrasia nos permite aguantar mucho, resistir por ejemplo a un presidente fúnebre como Aznar durante ocho años seguidos, pero no creo que fuéramos capaces de soportar durante mucho tiempo a un tipo patético y vanidoso como il Cavaliere. Italia lo ha soportado cinco años, pero todo tiene su límite, incluso en Italia, y al final el pueblo lo ha descabalgado, lo ha hecho con mucha dificultad, por escaso margen. il Professore al fin ha sustituído a il Cavaliere, pero Berlusconi como cualquier bellaco envanecido se niega a reconocer su derrota y está dispuesto a protagonizar una escandalera política digna de una ópera bufa a la italiana.

añadir comentario (0)

-------------------------------------------------------------------------------------

P.- LOS CALCUCHIMAS DE LA POLITICA (8/4/2006)
(Elecciones peruanas)

        A las elecciones peruanas de mañana, día 9, se presentan tres candidatos principales. Ollanta Humala, exponente de las virtudes indígenas; Lourdes Flores, representante del sistema occidental impuesto desde la conquista; y un pirata llamado Alan García. Tres elementos que ya estaban presentes en 1531 cuando se descubrió ese territorio poblado por la civilización incaica.

        Pizarro pudo llegar a un acuerdo político con Huáscar (el príncipe dócil), pero no así con Atahualpa (el rebelde). Calcuchima, uno de los principales generales de Atahualpa, tenía a sus órdenes más de treinta mil guerreros, y jamás aceptó el nuevo régimen. Terminó vencido y quemado por los conquistadores. Ollanta Humala y sus seguidores son los calcuchimas de la política actual que resurgen cinco siglos más tarde.

        El Perú ya no tiene historia, no porque no tenga pasado, que es muy antiguo, sino porque no se han sucedido acontecimientos nuevos, el pasado se congeló hace cinco siglos y continúa siendo el mismo.

        Ollanta Humala reivindica los derechos del pueblo indígena como el legendario héroe inca, frente a una mujer descendiente de los Huáscar, los que pactaron y participaron en cierta medida de los privilegios del nuevo orden impuesto por los españoles.

        Lourdes Flores, abogada costeña de 47 años, es la candidata del Partido Popular Cristiano apoyada por la oligarquía peruana y por una exigua clase media. Es la viva imagen de una momia política, que pretende seguir manteniendo la situación de injusticia, cristiana y populista, ante diez millones de desharrapados.

        El astuto pirata Alan García, superviviente de otras batallas políticas en las que llegó a ocupar el sillón presidencial y pudo huir después de saquear el Estado, aguarda a que las dos fuerzas se exterminen entre sí para llevarse el botín electoral, por segunda vez.

        El Perú no ha dejado nunca de ser un país de estructura colonial que, gobernado por unos pocos en provecho propio, marginó a la gran mayoría de la población aborigen condenándola a la miseria y a la degeneración cultural.

        A los calcuchimas andinos, después de la eliminación de su jefe, nadie les dio la posibilidad de formarse, ni de integrarse, ni tenían el mínimo de sus necesidades cubiertas como para poder participar en el nuevo orden instaurado por Pizarro. Por eso, todas sus intervenciones han sido violentas, desde la revuelta de Manco Inca y más tarde Túpac Amaru, hasta el reciente terrorismo de Abimael Guzmán jefe de Sendero Luminoso. Todos estos conatos de rebeldía contra la injusticia fueron aplastados inmisericordemente con la bandera rojiblanca de un patriotismo artificial, injusto e indolente.

        El "cholo" Toledo, actual presidente de la república, ha sido el que más cerca estuvo de representar ese papel reivindicativo del pueblo ninguneado, pero rápidamente se descubrió que como tantos otros gobernantes en la historia del Perú, estaba al servicio de la oligarquía de siempre, era un "auquénido de Harvard" casado con una belga, como lo llamó el padre de la candidata Lourdes Flores.

        Esta parece ser la primera vez que en el Perú se presenta a las elecciones un verdadero Calcuchima, tal vez alentado por la victoria de Evo Morales en las elecciones bolivianas. El comandante Ollanta (en quechua "el guerrero que todo lo mira") Humala pertenece a una familia de "radicales étnicos". Su padre cree en la superioridad de la raza "cobriza" sobre la blanca. Su hermano Antauro, candidato al Congreso de los Diputados (actualmente en la cárcel por golpista), declara que urge fusilar a varias personas, entre ellos al presidente Toledo, a su mujer, y a los ciento veinte congresistas del actual parlamento por traidores. Su madre aporta a la nómina de fusilados a los homosexuales. Parece que toda la familia Humala está hambrienta de cadáveres.

        Ante tanto desvarío no se puede menos que reconocer que la política peruana es un insulto a la inteligencia, es la vergüenza de un pueblo que se niega a reconocer sus errores históricos.

añadir comentario (0)

-------------------------------------------------------------------------------------

S.- Embriones teológicos (2/4/2006)

        La Conferencia Episcopal ha presentado un documento con el descriptivo título de: "Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la Ley que la regulará en España". En el texto se utiliza un vocabulario delirante como por ejemplo "bebés-medicamento", "prácticas horrendas de eliminación de niños sanos para curar a los enfermos" (!) y cosas por el estilo.

        En realidad lo que expone es su rechazo total a los últimos avances en la manipulación de embriones, remontándose a la inseminación artificial (los llamados niños probeta) que se viene practicando en España desde hace más de veinte años y que ha permitido que muchas parejas pudieran ser padres, hasta los descubrimientos más recientes conseguidos en la eugenesia terapéutica. Aducen la "dignidad de la persona" para rechazar la aplicación de todo el desarrollo científico que ha habido en esta materia durante el último cuarto de siglo.

        "La acción técnica de producir es apropiada para fabricar objetos, pero es completamente inapropiada para ser aplicada a las personas. Cuando se producen seres humanos en el laboratorio, se comete una injusticia con ellos, porque se les está tratando como si fueran cosas... Producir seres humanos en el laboratorio es inmoral", manifiestan.

        Sin embargo actualmente hay miles de personas en el mundo con más de veinte años de edad que han nacido gracias a esa técnica "ilícita" según el episcopado. ¿Son entonces seres indignos porque no han nacido de forma natural? ¿Han pensado los obispos que cualquiera de esos "niños probeta" pueden estar hoy día ejerciendo de sacerdotes y más tarde ser obispos y a lo mejor llegar a Papa? ¿Dirían entonces que el Papa fue traído al mundo en un acto inmoral, que fue "producido" como una cosa, como quien fabrica un par de zapatos? ¿Acaso la dignidad de la persona no radica en su propia naturaleza humana independientemente de la forma como ha venido al mundo?

        Al presentar el documento, el portavoz de la Conferencia Episcopal ha hecho declaraciones del tipo de: "No se puede curar matando" o que "Los embriones de ciertas especies animales están más protegidos que el embrión humano", que extrañan a la razón humana tanto como los dogmas católicos de que hay "Tres personas divinas y un sólo Dios". Ante aseveraciones teológicas de tal envergadura los laicos tenemos que guardar silencio como ante una frase escrita en chino desconociendo el idioma mandarín.

        Pero lo menos que se le puede exigir a la Iglesia es reciprocidad en el tratamiento: que los obispos no intenten imponer su lógica dogmática, escrita en un idioma divino desconocido por los mortales, al trabajo de los científicos.

        Científicamente es una contradicción decir que un embrión es un ser humano, ni siquiera lo es el feto que aún no tiene la edad suficiente para sobrevivir; es sólo material biológico, proyecto de vida, como lo es genéticamente un huevo respecto al pollo en el que se convertirá si se le mete en una incubadora. Luego es absolutamente ético manipular simples embriones para salvar la vida de seres humanos vivos, es absolutamente lícita la fecundación in vitro de un embrión sano y compatible para que al nacer se puedan utilizar las células madre de su cordón umbilical (en lugar de tirarlas) para regenerar las células dañadas de su hermano enfermo.

        Los razonamientos de la Conferencia Episcopal tienen una sola causa: la ignorancia. Es la ignorancia actualizada al siglo XXI de los goliardos medievales que viajaban por los pueblos vendiendo bulas para salvar a los pecadores del infierno. Si les impartieran a los obispos unos cursillos básicos de biología y genética nos ahorraríamos tanta polémica absurda. No hace falta ser un entendido para comprenderlo, sólo hace falta un poco de sentido común.

        Al fín y al cabo Dios es el que nos manda las enfermedades (aunque no sepamos exactamente cuál de las tres personas divinas es la responsable de este desaguisado) y los seres humanos lo único que hacemos es tratar de remediarlas. Lo menos que se les puede pedir a sus representantes en la tierra es que estén callados y no pongan trabas a los que intentan aliviar el dolor humano.

añadir comentario (0)

-------------------------------------------------------------------------------------

P.- Alto el fuego permanente (22/3/2006)

    Yo me autodetermino
    Tú te autodeterminas
    El se autodetermina
    Nosotros nos autodeterminamos
    Vosotros os autodetermináis
    ¿Por qué ellos no se autodeterminan?

        ¿Hay algún partido político que se beneficie políticamente de que ETA siga matando? ¿Si la masacre de Atocha hubiera sido obra de ETA, como algunos se empeñaron, quién hubiera ganado las elecciones?

        La fórmula de "Alto el fuego permanente" fue la utilizada por la banda terrorista IRA que permitió llegar a la paz en Irlanda.

        Se ha abierto un camino. Si ahora hay algún partido político que se niegue a apoyar el proceso de paz iniciado con este paso dado por la banda terrorista, será porque no quiere perder sus despreciables réditos electorales.

añadir comentario (0)

-------------------------------------------------------------------------------------

P.- La espada de Damocles (12/3/2006)

        La espada, que algunos llamamos "de Democles" por comodidad de pronunciación, es la que pende desde tiempos inmemoriales sobre nuestras cabezas sostenida por mano enfermiza.

        No puede estar en su sano juicio quien amenaza a la población con tragedias provocadas como la de los trenes de Atocha, o naturales como terremotos, huracanes o tsunamis.

        ¡Qué razón tenía el fraile de la novela de Thornton Wilder titulada El puente de San Luis Rey que se dedicaba a buscar la causa por la que unas damas y caballeros se encontraban cruzándolo el día que se cayó al abismo! Pero la Santa Inquisición percibió el peligro que encerraba una investigación aparentemente inocente como la suya y lo reprimió con dureza.

        Ocurren desgracias inexplicables. ¿Cómo se puede justificar que una madre traiga al mundo un niño que antes de aprender a hablar genere una enfermedad terrible? Es casi imposible, por calculo de probabilidades, que la misma madre traiga al mundo un segundo hijo que genere la misma enfermedad, pero la ruleta del Destino está trucada por una mente sádica, porque ocurre.

        Han pasado dos años desde la masacre islamista de la estación de trenes de Madrid, ninguna de las investigaciones hechas por expertos internacionales y por los cuerpos policiales nacionales han descubierto el más mínimo indicio de que no fuera un atentado exclusivamente árabe por motivos religiosos fundamentalistas como consecuencia de la intervención de España en la guerra de Irak. A consecuencia de las investigaciones hay ciento veinte árabes implicados a la espera de juicio. Sin embargo, el partido que agrupa todo el abanico de la derecha, desde la más civilizada de Ruiz Gallardón hasta la ultraderecha aznarista, continúa empeñado en la grosera insinuación de que aún no se sabe toda la verdad y que detrás de los terroristas islamistas había etarras vascos.

        Históricamente, los Príncipes y la Iglesia han manipulado el temor a esa mano enferma que blande la espada sádica para obtener sus objetivos. Pero lo que es inconcebible es que en el siglo XXI un partido político turiferario del pasado franquista como es el PP, fundado por un ex ministro de la dictadura, trate de inocular nuevamente miedo a la población con cataclismos políticos similares a los que adujeron para iniciar la cruzada contra la república en el año 36: la desmembración de España por culpa de los nacionalistas y el anticlericalismo del gobierno debido a que las leyes favorecen una sociedad laica.

        Contra la espada de Damocles sólo se puede luchar con la razón, la razón científica, política, filosófica, es decir, el sentido común. Los que se empeñan en manipular la realidad con falsedades, engañándose a sí mismos y a los demás son los fundamentalistas, en Oriente y Occidente.

-------------------------------------------------------------------------------------

L.- Día de Andalucía (28/2/2006)

        En mi infancia limeña los días de Fiestas Patrias íbamos a la playa y las niñas desplegaban su alma articulada como cometas de papel, mientras quemábamos el sol conversando sentados alrededor de una pequeña fogata. La tierra era aún remota y ajena en nuestra mirada acuática.

        Muchos años después, en Sevilla, tierra adentro de olivar cerrado, ante un vaso de vino en un rincón simétrico de la plaza del Pan, esquina a las Siete Revueltas, compruebo que nada ha cambiado en el puzzle del mundo. Sigo intentando beber del fuego ilusorio de las palabras en esta tierra remota, ajena y cada vez más pequeña.

        Por eso me alegro que hayan concedido la medalla de Andalucía a un poeta que lleva pedacitos de luna gaditana en los bolsillos. La cultura de un pueblo radica en su poesía, en la forma de mirar al mar y no en sus estatutos, me siento pues compatriota de los espacios luminosos y prohibidos de Carlos Edmundo de Ory.

-------------------------------------------------------------------------------------

ENLACES A BLOGS DESTACADOS:

El otero de la lechuza
El Gatopardo
Biblioteca de Babel
Apostillas
Ventarron
Nebulosas del día a día
Bitácoras.net


Retorno a la página principal

 
Comentarios anteriores

 
Comentarios posteriores