Ir a la página principal

PIEDRA DE TOQUE

AUTOR: Mario Vargas Llosa
Diario EL PAIS, 9/7/2000

DESHECHA LA PEQUEÑA LIBRERIA

Leopoldo de Trazegnies

Cómo puede oponerse un intelectual como Mario Vargas Llosa a las subvenciones para la Cultura, sin caer en la cuenta que él escribe gracias a las subvenciones que recibió. Si no ¿qué fueron los premios Biblioteca Breve etc. que le concedieron cuando era un joven escritor sudamericano desconocido?

Olvida el Sr. Vargas que gran parte del Arte y las Letras que forman nuestro patrimonio cultural se debe gracias a las subvenciones de mecenas que financiaron la Cultura en tiempos pretéritos. Hoy, felizmente, no hay mecenazgos florentinos pero tenemos el Estado, noción que el laureado escritor se empeña en ignorar dentro de su concepción de sociedad-mercado.

Defender lo que llama "libródromos" de la economía neoliberal y admitir pusilánimemente que la librería tradicional desaparezca porque no se deben subvencionar los libros de texto (los de texto, encima), es una actitud vergonzante de apoyo a sus amigos que comercializan sus libros y el resto de fraseología masiva, valiéndose de las grandes superficies, en detrimento de los pequeños editores y libreros que difunden lo que queda de Cultura.

No conozco regla económica que impida la coexistencia de supermercados de literatura comercial, con librerías que continúen ofreciendo lo mejor de la literatura, aunque sea minoritaria, convenientemente protegidas por una legislación adecuada. Este planteamiento es igualmente aplicable al cine, a la pintura o a la música. Todavía no pertenecemos a una multinacional global, Sr. Vargas, aún nos queda el Estado.

IR A LA PAGINA PRINCIPAL
IR A CRITICA DE LIBROS
PAGINA ACTUALIZADA EL 9/7/2000