Ir a la página principal

SIN COLOR Y SIN AMOR

Por Leopoldo de Trazegnies Granda

        Cuando la tecnología cinematográfica no permitía el color las películas se hacían en blanco y negro y cuando no se podía reproducir el sonido se hacían mudas. Eran limitaciones debidas a la falta de recursos técnicos de la industria del cine.

        Pero afortunadamente el mundo es de colores. No me refiero a los colores de Walt Disney, pero sí a los de Walt Whitman por ejemplo que celebraba los colores de Etiopía. Quiero decir que el color es un elemento fundamental de la realidad y renunciar a él es amputar deliberadamente un elemento de expresión humana importantísimo. Vivimos bajo un cielo azul y una tierra de mil tonalidades. También hay que reconocer que utilizar bien las tonalidades del color es muy difícil. Sólo se admite su eliminación para conseguir efectos extraordinarios como fue el caso de The artist de Michel Hazanavicius, justificable porque era un homenaje al cine pionero en blanco y negro.

        En el caso de El artista y la modelo no hay nada parecido, aparte de la coincidencia del título. En la Francia rural en los años 40, época en la que transcurre la acción, las hojas de los árboles también eran verdes y el cielo azul y las nubes blancas como ahora, aunque los tanques y cañones de la II guerra mundial fueran oscuros. No veo el motivo para que Trueba haya tenido que teñir todo el paisaje de gris.

        El artista y la modelo, además, adolece de una oscuridad claustrofóbica que por momentos impide ver los rasgos de los personajes. La mayor parte de la película transcurre en un estudio de escultor en los bajos de una casa de pueblo antigua en el sur de Francia cerca de la frontera española que paradójicamente tiene poca luz natural, sólo recibe la de una ventana y dos ventanucos. Las tomas exteriores parece que se hubieran rodado con un filtro para evitar los contrastes del sol y convertir el paisaje en una naturaleza gris como si el Midi francés estuviera bañado por la misma luz que Finlandia en invierno.

        Por lo demás la película es fría como las figuras de yeso del artista, en ningún momento transmite sentimientos al espectador. Al anciano "artista" le falta ternura y su joven musa no sugiere ninguna emoción artística. El argumento es simple: escultor francés en la Francia rural busca una idea que plasmar y encuentra el motivo artístico en una joven española refugiada que a cambio de cama y comida se presta a servirle de modelo. En algún momento se asoma Claudia Cardinale como mujer del artista y son las únicas escenas que uno agradece haber visto porque la actriz italiana es una de las glorias del cine.

        ¿Es esto un experimento fallido de Fernando Trueba? Quien haya visto Opera prima, Belle époque o El baile de la Victoria, no reconocerá al director en El artista y la modelo. Le han fallado la técnica (ese blanco y negro de televisión averiada), el argumento y los actores. La película ha sido premiada en el Festival de San Sebastián pero felizmente no ha sido seleccionada para representar a España en los Oscar, aunque no sé si la nominada Blancanieves hará mejor papel en Hollywood.

FICHA TÉCNICA DE EL ARTISTA Y LA MODELO

TÍTULO ORIGINAL El artista y la modelo (L'artiste et son modèle) AÑO 2012 DURACIÓN Trailers/Vídeos 104 min. PAÍS Sección visual ñ DIRECTOR Fernando Trueba GUIÓN Fernando Trueba, Jean-Claude Carriere MÚSICA FOTOGRAFÍA Daniel Vilar (B&W) REPARTO Jean Rochefort , Aida Folch , Claudia Cardinale , Chus Lampreave , Götz Otto , Christian Sinniger PRODUCTORA Fernando Trueba Producciones Cinematográficas S.A. / Bonne Pioche WEB OFICIAL PREMIOS 2012 : Festival de San Sebastián: Concha de Plata - Mejor director GÉNERO Drama | Años 40 . II Guerra Mundial

RESEÑAS DE OTRAS PELÍCULAS:

IR A LA PAGINA DE CRITICAS DE CINE
IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 6/9/2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


free web stats