Ir a página principal

 
Revista Caretas

Entrevista a Fernando de Trazegnies
 
Nº 1867 Lima, 31/marzo/2005

Canciller Ilustrado

 
Amor, tragedia y humor en “tapa dura”.

              Tenía 10 años cuando, a partir de una lectura colegial de La Iliada, redactó un texto donde relataba la despedida de Héctor de su esposa Andrómaca, antes de partir a luchar (y morir) contra Aquiles. Al finalizarlo, lloró emocionado sobre las cuartillas. Allí nació un amor que se ha ido alimentando con viajes, conversaciones, lecturas y, claro, la escritura. Ahora, este destacado abogado, profesor universitario, investigador apasionado del mundo oriental y ex Canciller presenta su nueva novela Atracción apasionada.

–¿Hace cuánto y en qué condiciones comienza a fraguar la novela?
–El proyecto comienza cuando leí La teoría de los 4 movimientos de Charles Fourier, quien me deslumbró con sus ideas absolutamente locas. Él me dio pie para crear un personaje Jean-Baptiste Levasseur quien pretende fundar un Movimiento por la Promiscuidad Matemáticamente Organizada. Este personaje reside en una Arequipa del S. XIX y sus escritos causan una desconcertante fascinación sobre Alejo, un arquitecto restaurador, que vive en una Lima de la segunda mitad del s. XX, Alejo, atraído por esa filosofía se enceguece y no puede detectar el enredo amoroso que se produce en su propio hogar, donde su esposa infiel es protagonista. En esta dialéctica de tiempos se presenta el conflicto entre teoría y realidad que recorre la novela.

–Su historia propone una lectura irónica y sarcástica de la tragedia amorosa, ¿no es verdad?
–Para empezar yo creo que el amor es el combustible que hace avanzar a la humanidad. Pero sí, me parece importante la mirada irónica porque así se impide que la tragedia nos derrote. Es una forma de superar el desgarramiento.

–¿Y eso es la novela para Ud., una catarsis?
–Creo que la novela tiene que ser entretenida, tiene que contar una historia atractiva. Pero no es un simple entretenimiento, no es un desfogue, yo no me siento a leer una novela con la intención de olvidarme de las cosas que están a mi alrededor, no. Es una perspectiva diferente del mundo y cuando escribo una novela lo que me propongo es contar esa mirada.

–Ud. que es un profundo conocedor del mundo oriental, ¿cómo cree que el Perú debe establecer sus relaciones con China?
–China va a ser una potencia mundial dentro de 30 años. Eso va a provocar un mundo multipolar, donde las fricciones se van a dar en términos económicos y comerciales. Cuando En el país de las colinas de arena fue traducido y presentado en Beijing en 1999, me di cuenta que eran más puntuales que los ingleses. Por un minuto de retraso se ofendían. Tienen una filosofía de vida muy particular.

–Siguiendo con los temas internacionales, ¿qué opina sobre el alboroto que se ha desatado en torno a la supuesta venta de armas por parte de Chile a Ecuador durante el conflicto con Perú?
–Nos ha costado más de cien años resolver nuestros conflictos con ambos países, que me parece inadecuado poner todo en cuestión simplemente porque dicen que se vendieron unas municiones. Yo creo que el Perú tiene que protestar y Chile debe dar una explicación sobre el tema y allí debe zanjarse el asunto.

–¿Ud. cree que estos episodios son utilizados para exaltar un nacionalismo para distraernos de los problemas actuales?
–Ud. lo dice, no yo. He hablado de estos temas porque me parecen que son graves para el Perú, pero la verdad es que estoy cansado de la política. Yo participé en el gobierno de Fujimori porque me llamó Eduardo Ferrero para colaborar en las negociaciones con Ecuador y entonces cuando él renunció yo asumí como Canciller porque quería terminar con ese tema, era un compromiso. Después me interesé del tema con Chile porque descubrí que había cosas del tratado del 29 que todavía no se han cumplido, hipotecas legales y emocionales que no se han resuelto desde el s. XIX. Ahora estoy cansado, tengo casi 70 años y tengo que aprovechar el tiempo que me queda para hacer lo que realmente le puede servir a mi país.


IR A LA PAGINA PRINCIPAL
IR A CRITICA DE LIBROS
PAGINA ACTUALIZADA EL 31/3/2005