VOLVER_________SIGUIENTE

Cosas que le oculto a mi "crash-dummy"

LEOPOLDO DE TRAZEGNIES GRANDA

                Duerme en mi coche. Allí me espera con las manos en el volante como defendiéndose. Es calvo, no tiene ojos. Es el que se arriesga por mí, el que sufre mis decepciones, el que llora de pueblo en pueblo como soñando. Es un híbrido de latex, madera y viento al que yo le debo mucho. Sus pensamientos no huelen a nada, no pasa el tiempo por él, es el personaje ignorado en las tragedias.

                Su belleza radica en el contraste del brillo de sus hombros y la inexpresión de su rostro y también en su dramático esfuerzo por sonreírme cada mañana a pesar de todo.

                Tiene sus manías, colecciona sinónimos de la palabra rojo. Ya tiene los siguientes: carmesí, grana, granate, púrpura, escarlata, carmín, bermejo, encarnado, bermellón, cárdeno, tinto, rubí, colorado, aloque, rosa, rosado, jaspe, cornalina, almagre, magenta y sangre, sangre, sangre en todas sus tonalidades. No es su único entretenimiento, he descubierto que mi "dummy" está enamorado de una mujer y a veces encuentro sus versos tirados en el suelo. Este es el último:

                Aunque al principio no le di mayor importancia a sus poemas, luego he pensado que la única mujer que viaja a su lado cuando necesita el coche para hacer sus compras es la mía. Mi "crash-dummy" está enamorado platónicamente de mi mujer. Cuando caí en la cuenta pensé hablarle, hacerle comprender que su amor es imposible, pero decidí callarme.

                Las tormentas nos demuestran a los humanos que a diferencia de los "dummies" somos animales eléctricos. Después del rayo nos sentimos descargados, oscuros, resueltos a volver a iluminarnos tantas veces sea necesario para eludir el pánico de quedarnos apagados para siempre. Y por eso hace falta que nos toquen, que nos laman, que nos chupen... ya sea por amor, por pena o por placer, para sentirnos otra vez humanos, encendidos. Estas son las desdichas que yo le oculto a mi "crash-dummy" para que siga feliz y no se muera de melancolía en la oscuridad del garaje.



IR A LA PAGINA PRINCIPAL
IR A OTROS RELATOS
PAGINA ACTUALIZADA EL 29/6/2008