VOLVER_________SIGUIENTE

SATIRAS DE PERSIO Y JUVENAL (extracto)
I.S.B.N.: 84-7082-193-8
Traducción, prólogo y notas de José Torrens Béjar

SATIRA PRIMERA (Dacio Junio Juvenal)

        
Cuando un enervado eunuco toma esposa, cuando Mevía, con un venablo en la mano y un pecho descubierto traspasa un jabalí toscano, cuando uno solo con sus riquezas provoca a todos los patricios y bajo su navaja ha rechinado mi barba espesa de mozalbete, cuando uno de la chusma del Nilo, un esclavo de Canope, un tal Crispino, despojando sus hombros de su manto de púrpura de Tiro, luce un anillo de verano en sus sudorosos dedos sin que pueda soportar el peso de una gema de más volumen, es difícil sustraerse a escribir sátiras. ¿Pues quién hay tan resignado a las maldades de Roma, quién bastante férreo para contenerse cuando vea venir la litera nueva del abogado Matón ocupándola por completo y detrás de éste el delator de un ilustre amigo, pronto a arruinar lo que resta de nuestra nobleza bastante agotada ya, al que teme Masa, al que Caro lisonjea con dádivas y al cual Latino, lleno de miedo, envía la danzarina Timele? ¿Y cuando te desplacen, aquellos que conquistan herencias con sus noches, y a los cuales eleva al pináculo el camino más seguro de un triunfo definitivo ( la vulva de una vieja rica)? Proculeyo obtiene una duodécima parte de la herencia y Grilo once partes; uno y otro hereda según la medida de su vigor sexual. Reciba, pues, cada uno, el precio de su sangre y palidezca, como si descalzo caminase sobre una serpiente, o como el retórico, que ha de hablar ante el altar de Lion1.

1. Parece ser que Lion recibió de Calígula autorización para celebrar un concurso de elocuencia; a los peores se les castigaba a borrar sus escritos con una esponja o con la lengua, si no hacían esto, se les condenaba a las fórmulas o a ser arrojados al río cercano.

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 12/4/2001