VOLVER_________SIGUIENTE

EL SATIRICON (Extracto)
Autores Clásicos
AUTOR: Petronio (primeros años de nuestra Era)


EL SATIRICON


XXVII
         Anduvimos paseando por varias calles, y llegamos a ver a muchos jugadores que formaban un corro. Lo primero que al acercarnos oímos fue a un viejo calvo, vestido con una túnica roja, jugando a la pelota con esclavos jóvenes de cabellera larga y flotante. Nos admiró la belleza de los muchachos, tanto como la facha del vejestorio en chinelas, que jugaba con pelotas verdes. En cuanto una de éstas tocaba el suelo, se declaraba inservible, y cuando hacía falta, un criado que estaba junto a los jugadores con una cesta llena las renovaba. Entre otras cosas, vimos, a ambos extremos del juego a dos eunucos, uno de los cuales llevaba un orinal de plata; el otro contaba las pelotas que caían al suelo. Mientras admirábamos aquella magnificencia se nos acercó Menelao y nos dijo:
         -Ese es Trimalción, el que os convida a comer. Esto es el preludio del banquete.
         Más iba a añadir, cuando Trimalción hizo castañetear los dedos; al oir la señal se acercó el eunuco que llevaba el orinal, desahogó Trimalción la vejiga, hizo otra señal para que le llevaran agua, se mojó los dedos y se los secó en el pelo del esclavo.

XLVII
         La vuelta de Trimalción interrumpió aquellos diálogos. Limpiose las esencias que le caían de la frente, se lavó las manos y dijo enseguida:
         -Dispensadme, amigos. Tiempo hace que tengo el vientre desarreglado, y lo médicos no me alivian, aunque no me ha sentado mal una infusión de corteza de granada y abeto en vinagre. Me parece que se calma la tormenta que tenía yo dentro, si no, soltaría mi estómago ruidos semejantes a los mugidos de un toro. Por su puesto, que si alguno de vosotros necesita desahogos por el estilo no debe contenerse. No hay tormento mayor que el de aguantarse en casos parecidos. No podría yo hacerlo ni aunque el mismo Júpiter me lo ordenara. ¿Te ríes, Fortunata? Pues tú bien me impides dormir con tus estrepitosas detonaciones. Nunca he exigido a mis convidados que se abstuvieran de desahogarse en la mesa. Los médicos prohiben el contenerse, y si alguno de vosotros siente otra más urgente necesidad, allá fuera encontrará todo lo apropiado. Creedme, cuando el flato del estómago se sube al cerebro, todo el cuerpo lo padece. Yo sé de quien se ha muerto por ser demasiado escrupuloso.

LXXVII
         "Me parece que estabas delante, Habinas, el día que me dijo: 'Desde la nada has crecido hasta ser riquísimo, pero no tienes suerte con tus amistades. Te pagan los beneficios con ingratitudes. Posees vastos dominios, pero alimentas una víbora en tu pecho'. ¿Qué más he de deciros? Afirmó que me quedaban de vida treinta años, cuatro meses y dos días, y añadió que tenía que recoger una gran herencia. Eso es cuanto sé de mi destino, y si tengo la suerte de unir la Apulia a mis dominios, creeré que he aprovechado la vida. En tanto, con la protección de Mercurio, he ordenado construir este palacio, que en otro tiempo era una choza y hoy es un templo. Tiene cuatro comedores, veinte alcobas, dos pórticos de mármol, y en el piso de arriba mi alcoba y la de esta fiera. Además hay una magnífica portería y cien habitaciones para huéspedes. Cuando Scauro viene a esta tierra, gusta más de estar en mi casa que en ninguna otra parte, y eso que su padre tiene otra casa a orillas del mar. Todavía hay en mi palacio más habitaciones que luego os mostraré. Creedme, amigos: tanto tienes cuanto vales. Sed ricos y se os estimará. Por eso yo, que valía menos que una rana, soy tan poderoso como un rey. Ahora, Stico, trae el traje fúnebre con el cual van a enterrarme, las esencias y un poco del vino que quiero viertan sobre mis huesos".

VOLVER A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 12/4/2001