Lección de arquitectura

      Los suelos de madera de algunos pueblos del norte son agradables de pisar e íntimos para convivir, pero en verano se vuelven insoportables, es preferible la solución romana de suelos fríos de baldosas o mármoles, que en invierno pueden cubrirse como los cuerpos hermosos con paños orientales.

      Las ventanas no deben ser estrechas y altas como las de los templos sino amplias y horizontales, para estar a cubierto de la luz divina que siempre es vertical e implacable.

      Las paredes han de ser anchas para que apaguen el eco de nuestros errores y blancas y luminosas para poder proyectar nuestros recuerdos más queridos y que reverberen en ellas los olvidados.

      Las habitaciones deben tener dos ventanas abiertas a diferente orientación, para mantener al menos dos visiones distintas del mismo paisaje.

      Los techos altos como los deseos cumplidos.

      La alcoba sencilla y fresca como el amor.

      La biblioteca ha de ser lo más abundante y transparente posible para que impregne el aire de filosofía.

      Hay que ser espartano en el adorno, pero sensible a su forma, que como las caricias se sienten más cuando son secretas.

      Se debe procurar que los patios sean silenciosos para percibir claramente nuestras fiestas interiores.

      No se debe abusar de las columnas que agobian el espíritu como la falsa elocuencia.

      El jardín debe estar rodeado de árboles centenarios que absorban nuestras pasiones y de flores vírgenes como pensamientos que nos las reaviven. Se eliminarán los rincones umbríos donde el dolor y las madreselvas tienden a rebrotar.

      En fin, estas son las reglas mínimas que deben tenerse en cuenta cuando se aborda la construcción de una vivienda, pero ha de saberse que no sirven de nada si la casa permanece vacía.


VOLVER A CINCO POETAS ANTIGUOS
IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 12/6/2004