Ir a página principal

La pasión de Javier H
Autor: Manuel Cano Pavón (San Juan de Aznalfarache, Sevilla, 1946).
Ediciones Atlantis, 2006.

El guerrillero poeta

SANTIAGO BELAUSTEGUIGOITIA -
(Publicado en El País de Andalucía. Sevilla - 16/02/2007)

      El guerrillero y poeta peruano Javier Heraud murió a los 21 años acribillado a balazos después de que su sueño revolucionario fracasara. Su historia tiene muchos puntos de semejanza con la del Che Guevara. Sin embargo, mientras que éste se convirtió en un icono mundial, muy pocas personas recuerdan hoy a Heraud fuera de Perú. José Manuel Cano Pavón (San Juan de Aznalfarache, Sevilla, 1946), novelista y catedrático de Química Analítica de la Universidad de Málaga, ha publicado La pasión de Javier H. en Ediciones Atlantis.

      La novela toma como base argumental la trágica historia del guerrillero peruano. Durante su estancia en la Escuela Politécnica de París, un becario español conoce a Willy, un estudiante peruano enfrascado en la redacción de un libro sobre el poeta y guerrillero Javier H. El becario español, interesado por el malogrado personaje, conocerá los pasos que le llevaron a la muerte. "Heraud es un paradigma de entrega a una causa. Era de familia burguesa, limeño del barrio elitista de Miraflores. Era considerado por muchos como uno de los mejores poetas peruanos", explica Cano Pavón, que obtuvo el Premio de Relatos Alberto Lista en 2003 y el Premio de Novela de la Universidad de Sevilla en 2004.

El triunfo de Castro

      Al principio, Heraud no tenía inquietudes políticas. Con todo, el joven poeta derivó hacia el campo de la izquierda revolucionaria como ocurriera con muchos de su generación al calor del triunfo de Fidel Castro en Cuba. El poeta peruano marchó a la isla con una beca en 1962. Al llegar a La Habana se dio cuenta de que lo habían seleccionado, junto a otros peruanos, para hacer la revolución. En Cuba recibieron formación guerrillera en Punto Cero y Sierra Maestra.

      El entrenamiento culminó con su salida hacia Bolivia, donde llegaron 30 jóvenes. Heraud y los suyos tenían como objetivo implicar a los campesinos en su lucha. "Sin embargo, no contaban con la apatía de este campesinado, el cual se había beneficiado de algunas reformas agrarias realizadas en años anteriores", relata Cano Pavón. "Además, la mayoría de los guerrilleros eran jóvenes de ciudad, de origen europeo, mientras que los campesinos eran indios y cholos que no terminaron de fiarse de ellos", agrega el autor.

      Los guerrilleros vagaron a pie por la selva amazónica y las estribaciones de los Andes durante dos meses. Estaban agotados al avistar la frontera con Perú. Heraud y siete voluntarios más entraron en Perú. Llegaron a Puerto Maldonado. Militares y guardias peruanos los esperaban gracias a los testimonios de confidentes. Los intentaron detener. Hubo disparos y murió un sargento. Cinco guerrilleros cayeron apresados, mientras que Heraud y el jefe del grupo, Alaín Elías, huyeron.

      Al día siguiente, intentaron escapar en una balsa. Fueron acribillados. Elías cayó herido y Heraud se rindió. Pero los atacantes le cosieron a balazos. Cuando le hicieron la autopsia en la comisaría, comprobaron que todos sus órganos estaban destrozados. "Heraud fue posiblemente el primer castrista que murió en Suramérica", concluye Cano Pavón.

IR A LA PAGINA PRINCIPAL
IR A CRITICA DE LIBROS
PAGINA ACTUALIZADA EL 16/2/2007