Ir a la página principal

MALDITA SEA

Autor/a: Julie de Trazegnies Thorne.
Planeta. Lima, 2008.
I.S.B.N.: 978-9972-239-59-5

PERSEGUIDOS POR LA DESVENTURA

por Leopoldo de Trazegnies Granda

        Teóricamente somos organismos preparados para vivir plenamente en un medio uniforme y lógico, como los peces. No pedimos demasiado. Sin embargo, cuando surgen las desgracias tomamos conciencia de que vivimos en una situación de contínuo riesgo y que el dolor es el reloj que mide el absurdo y marca sus contradicciones con implacable precisión.

        Julie de Trazegnies transporta esa angustia vital a la literatura. Sus personajes divagan atónitos por un mundo que les muestra su lado hostil, su crueldad inexplicable. No buscan la causa de su infortunio, a sabiendas de que cualquier justificación, sea científica o religiosa, no haría otra cosa que elevar el absurdo doméstico a categorías superiores sin explicación posible para su mala estrella, como un tsunami invisible que destruye todo a su alrededor de forma caótica e imprevisible.

        Siempre supe que nuestro matrimonio no sobreviviría la muerte de Morgana, dice la protagonista de Sin retorno. Su hija Morgana había muerto con cinco años de un tumor cerebral. Esta situación le revela a la madre una realidad que no tiene nada que ver con la de los que la rodean, ni siquiera con la de su marido. Inician un viaje inútil para escapar de la tristeza, no servirá de nada, ella permanecerá en otro estado de conciencia muy próximo a la locura.

        La autora carga las situaciones con la angustia de sus personajes de una forma estremecedora y vemos al amor transmutado en resistencia, al sexo en rito, a la alegría en un paréntesis entre dos tragedias y a la esperanza en una frustración permanente. No parecen encontrar otra forma para luchar contra el albur, contra el mal albur.

        En La espera percibimos el contraste entre sucesos felices y dramáticos que se producen al mismo tiempo porque el azar no aplaza sus resultados. Esperar un suceso feliz produce ilusión, pero aguardar un desenlace trágico produce angustia, la combinación de ambos es incompatible, someten al ser humano a tortura psicológica. Ese es el pavoroso escenario descrito en primera persona por una narradora embarazada que busca la comprensión a su alrededor cuando los acontecimientos externos a su maternidad convierten toda la comunicación en silencio, es decir, en absurdo, porque si hay un denominador común en todos sus relatos es la angustia de los personajes ante situaciones inexplicables de las que tratan de huir. Frases contradictorias que podrían contener ternura cobran una intensidad dramática que causan estupor en el lector, como ese Hola y adiós que le dedica en la sala de partos a su niña recién nacida muerta.

        En Desdoblamiento leemos la distinta reacción de dos hermanas mellizas ante el dramático sometimiento de un padrastro abusador sexual. Con ocasión del entierro de la madre cómplice, una de las mellizas narra los hechos de los que ya se siente liberada, y nos describe a su hermana que continúa atrapada en el morbo paterno. Son como dos caras opuestas de la misma moneda, pero ¿nos está contando su realidad? ¿o está proyectando el deseo de haber reaccionado contra algo que nunca se atrevió a rechazar? El desdoblamiento de la personalidad sería la única manera que encuentra para escapar del ultraje.

        En estos relatos nos encontramos con seres agobiados por la realidad engañosa que les ofrece una falsa promesa de felicidad, como en Un problema de conciencia, o cautos ante la desgracia que está siempre al acecho esperando la menor distracción para ensañarse con ellos, como ocurre en Maldita sea, cuento finalista del Premio Copé 2002, que da título al libro .

        J. de T. posee una gran capacidad para describir situaciones y relaciones plenas de matices psicológicos. Muestra una lucidez emotiva sorprendente, que no es frecuente en los jóvenes escritores en lengua castellana que demuestran menos inclinación a interiorizar sus problemas y se quedan habitualmente en el aspecto anecdótico de sus vidas. Julie entronca con la sensibilidad de las escritoras anglosajonas de siglos pasados pero tocando preocupaciones rabiosamente contemporáneas. Su estilo está más cerca del de Virginia Woolf o las hermanas Brontë que de las actuales Lucía Etxebarría o Espido Freire. La profundidad de sus emociones también la separa de edulcoradas escritoras latinoamericanas de gran éxito comercial pero de nulo aporte humano. La literatura de Julie de Trazegnies es cruda y auténtica.

        Ella se titula una historia donde los celos de fondo sirven para resaltar las tragedias que invaden a un matrimonio convencional. La inesperada presencia de una antigua novia agita el escenario familiar. La autora narra la acción directamente en dos tiempos, alternando el pasado y el presente, sin acogerse al socorrido recurso del recuerdo. Lo hace de forma ágil y teniendo la cortesía con el lector de darle referencias claras que le permitan en todo momento identificar en qué tiempo está transcurriendo la acción. Es un cuento admirable tanto desde el punto de vista del fondo como de la forma.

        La narradora tampoco tiene ningún inconveniente en cambiar de sexo cuando relata en primera persona la programación de su suicidio. El cuento se titula Lucha de poderes y como en la mayoría de sus relatos la clave está allí, en el título. ¿Puede un joven, profesional de éxito a punto de casarse, oponerse al inevitable poder de la naturaleza? ¿debe resignarse al paulatino deterioro de su futuro? Aquí se trata de la impotencia ante las consecuencias del paso del tiempo, del miedo a meterse en una trampa imparable y de la búsqueda eterna e imposible de la lógica del absurdo, la misma que ya buscaban los griegos en sus tragedias.

        Al terminar de leer el libro de relatos de Julie de Trazegnies pienso que si alguien quisiera argumentos literarios contra la teórica "bondad" de Dios, o para cuestionar la "sabiduría" de la Naturaleza, yo le recomendaría: Maldita sea


IR A LA PAGINA PRINCIPAL
IR A LA PAGINA DE CRÍTICA LITERARIA
PAGINA ACTUALIZADA EL 5/7/2009


free web stats