Ir a la página principal

LO QUE FUE DE NOSOTROS

Autor: CARLOS MANZANO
Ilustraciones de Palmira Morán
Ediciones Nuevos Rumbos.
Zaragoza, 2011


CRIMEN Y PASIONES

por Leopoldo de Trazegnies Granda

        En una cuidada edición con ilustraciones en color, Carlos Manzano nos presenta su última novela, Lo que fue de nosotros. Se trata de una novela corta, podríamos decir concentrada, una nouvelle al estilo francés, sobre un tema policial de actualidad como es el asesinato de un niño.

        Protagonizan la novela los padres del niño asesinado, la pareja formada por Fernando y Patricia, y está narrada en primera persona, por tanto es dual porque cada uno nos confiesa su forma de afrontar tan terrible situación, a la que se añade la del policía encargado de investigar el caso.

        Mientras Fernando rebuscará en su memoria cualquier episodio de su pasado que lo lleve a descubrir la identidad del asesino, Patricia emprenderá una huída hacia adelante cambiando su vida de honesta madre para experimentar todos los placeres reprimidos hasta entonces. Él analizará sus relaciones amistosas, sentimentales o sexuales anteriores tratando de encontrar un motivo de venganza u odio demencial contra su persona para causarle tanto mal. Ella se entregará a experiencias sexuales promiscuas como una válvula de escape del drama que no quiere asumir, sin dejar de preguntarse "por qué a veces nos sienta tan bien dejarnos caer por precipicios a los que nunca antes nos habíamos asomado, romper las viejas cadenas y abrirnos a lo desconocido sin tener la menor idea del mundo que nos espera".

        El argumento así planteado da pie a Manzano para mostrarnos con sutileza los recovecos de la condición humana. Disecciona en profundidad un tema tan delicado como son los pensamientos de dos personas heridas íntimamente por la peor de las pérdidas. En este sentido es una falsa novela negra, porque aunque mantenga el suspense sobre el asesino, no nos está contando una historia de género policíaco sino la reacción de unos padres ante la violencia ejercida por un desconocido sobre su hijo. ¿Acaso no es esto lo que caracteriza a las buenas novelas que utilizan cualquier episodio, aunque sea el asesinato, para mostrarnos los sentimientos más profundos como son el amor, el odio o la venganza? En este aspecto, Manzano está en la línea de Roberto Bolaño, Francisco Glez. Ledesma o Lorenzo Silva.

        En el relato policíaco de Carlos Manzano no hay sitio para la descripción de escenarios, le interesan más los escenarios interiores de sus personajes. Prefiere hacerlos reflexionar sobre la terrible tragedia que viven y la forma de superarla antes que situarlos en un espacio concreto. El policía constituirá el tercer elemento de la historia que también en primera persona nos expondrá sus sorprendentes deseos y fantasías en medio de las pasiones de los padres.

        A pesar de que la acción transcurre fundamentalmente en el interior de los protagonistas, se apoya en esta sociedad actual que ha devenido socialmente tecnológica, mostrando el lado perverso del entramado de las formas de comunicación actuales. Las pasiones del ser humano ocupan espacio en los medios de tecnología punta y el mundo virtual puede interferir en nuestra vida íntima real inesperadamente. El fenómeno Google, Facebook o You Tube han cobrado un papel importante en nuestras relaciones. En el mundo virtual que vivimos nuestra imagen se desdobla pudiendo provocar consecuencias imprevisibles. Carlos Manzano maneja con destreza estas circunstancias para crear suspense y cerrar su interesante relato con coherencia.


IR A: PAGINA PRINCIPAL
IR A: PAGINA DE CRÍTICA LITERARIA
PAGINA ACTUALIZADA EL 8/5/2011


free web stats