Ir a la página principal

HISTORIAS DE POSGUERRA

Por Leopoldo de Trazegnies Granda

        ¿Se han hecho ya todas las películas posibles de la posguerra española?

        Miel de naranjas parece demostrar que no, que quedan buenas y conmovedoras historias que contar. La película del vasco nacido en El Salvador Imanol Uribe es una de ellas. Trata de la escasísima "contra" o "resistencia" que sobrevivía clandestinamente en España en los años 50. Pequeños grupos que difundían propaganda política contra la dictadura de Franco consolidada después de la vergonzosa guerra civil. La pena por este delito normalmente era la de muerte, sentencia emitida por un tribunal militar en una pantomima legal. La pena capital se administraba por fusilamiento o garrote vil, si antes el reo no sufría un "accidente". Eso explicaba el silencio y la desconfianza del resto de la población, sabía que verse involucrada en cualquier actividad subversiva aunque sólo fuera repartir octavillas le podía costar la vida. Se ha hablado mucho de que en la dictadura franquista se veía poca policía y soldados por las calles, es verdad, no existía la represión que vemos en otros países en régimen de dictadura, pero es que no hacía falta porque los ciudadanos vivían atemorizados, no se atrevían ni a pronunciar las palabras malditas como libertad, democracia, política etc. El ejército, los grises, o la guardia civil sólo aparecían cuando preveían disturbios en los lugares de trabajo o en la universidad.

        Sin embargo eran muy activos los "soplones", cualquiera podía denunciar al vecino o al compañero si sospechaba de su actividad o le había escuchado algo que no encajara en la ideología del "nacional-catolicismo". Algunos colectivos eran los más activos en las denuncias, como los serenos que tenían las llaves para abrir los portales por la noche, o los porteros que conocían la vida y milagros de los vecinos, o los taxistas que estaban al tanto de los desplazamientos de muchos de ellos y oían sus conversaciones. Los "soplones" de la dictadura estaban en todas partes, en las fábricas, en la universidad, en los periódicos... La película de Uribe nos muestra que los había también en el propio ejército represor porque tenían que estar en guardia contra los grupos activistas que lograban infiltrarse en las dependencias militares, ya sean juzgados o cuarteles. Se repetía la triste persecución de judíos durante la Inquisición donde ni los obispos estaban libres de sospecha.

        La película empieza con el fusilamiento de cinco subversivos. Cinco personas que habían cometido el espantoso delito de difundir sus ideas de libertad por las paredes de las calles de Sevilla.

        El partido comunista era quizá la única organización contra la dictadura que había logrado una mínima infraestructura compuesta por algunos valientes que se jugaban la vida imprimiendo sus textos en un mimeógrafo o imprenta clandestina y pegándolos por las calles.

        Las mujeres, la mayoría madres o compañeras de los subversivos, también desempeñaban tareas a veces estratégicas en las organizaciones debido a que levantaban menos sospechas. Cuando las sorprendía la policía corrían la misma suerte que sus compañeros. Sobre esto hay una magnífica película de Emilio Martínez-Lázaro titulada "Las trece rosas". Trece chicas, alguna menor de edad, que fueron fusiladas en Madrid por "propaganda subversiva".

        Miel de naranjas no es una película más de la posguerra, tiene calidad suficiente para ser considerada un testimonio válido sobre la España negra. No sobra, es más, abre las puertas a que se sigan produciendo películas del mismo tipo que permitan construir el cuadro completo de esos años de terror.

        La interpretación es buena a pesar de la dificultad que entraña representar personajes con doble personalidad que en algunos casos tienen que llegar al cinismo para poder sobrevivir por sus ideales. Destaca Ángela Molina en un pequeño papel que como todos los suyos es magistral.

        Es una película dura, narra bien una época en la que bajo la aparente normalidad se fraguaban las atrocidades. Tiene la misma dureza de esos años de pánico donde a pesar de todo se continuaban realizando las tareas domésticas y laborales como si no ocurriera nada.

FICHA TÉCNICA DE MIEL DE NARANJAS

TÍTULO: Miel de naranjas.
Dirección: Imanol Uribe.
País: España y Portugal .
Año: 2012.
Duración: 101 min.
Género: Drama.
Interpretación: Blanca Suárez (Carmen), Iban Garate (Enrique), Karra Elejalde (don Eladio), Ángela Molina (María), Bárbara Lennie (Ana), Eduard Fernández (Vicente), Fernando Soto (don José), Nora Navas Carlos Santos (Ramos), José Manuel Poga (Leopoldo), Marcantonio del Carlo (Miguel).
Guion: Remedios Crespo.
Producción: Enrique González Macho y Luís Galvão Teles.
Música: Nuno Malo.
Fotografía: Gonzalo Berridi.
Montaje: Buster Franco.
Dirección artística: Edou Hydallgo.
Vestuario: Lena Mossum.
Distribuidora: Alta Classics.
Estreno en España: 1 Junio 2012 .

RESEÑAS DE OTRAS PELÍCULAS:

IR A LA PAGINA DE CRITICAS DE CINE
IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 10/6/2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


free web stats