Ir a la página principal
 
Los otomanos

        Conocemos el genocidio nazi al pueblo judío, pero sabemos poco del genocidio turco al pueblo armenio. La película El destino de Nunik, que se proyectó en el Festival de Cine Europeo de Sevilla 2007 y que ahora se puede ver en los cines comerciales, trata de aquella masacre.

        El género humano es una especie capaz de ir acumulando odio hasta convertirlo en la razón de su existencia: odio, luego existo yo y existe mi raza, mi religión y mi país. La religión y el nacionalismo actúan como la pólvora en los espíritus enfermos de violencia.

        La Constitución española enuncia que nadie puede ser marginado por razón de su raza o religión, y mucho menos asesinado. Es la forma legal de prever los brotes brutales entre comunidades como ocurrió en Turquía en 1915, pero una cosa es la ley y otra la barbarie humana.

        Nunik es una muchacha enamorada perteneciente a una familia armenia de buena posición económica que como tantas otras familias de su misma clase se radicaron en la península de Anatolia. Es gente que trabaja y se divierte aparentemente integrada con el resto de habitantes del territorio que ocupan. Pero al iniciarse la caída del Imperio Otomano y estallar la revolución turca afloran rencores que convierten a los armenios en culpables, culpables de su propio refinamiento, de su cultura, culpables de no ser turcos y de que Rusia los proteja en la I Guerra Mundial contra la expansión germano-turca, culpables, al fin, de querer sobrevivir.

        Se desencadena entonces su persecusión con toda la crueldad primitiva que alimenta el odio. La película muestra con crudeza la mescolanza de sangre y sentimientos que empapa este tipo de atroces circunstancias.

        Es un drama para reflexionar, sobre todo actualmente que los turcos persisten en negar el genocidio armenio y simultáneamente acosan a otro pueblo de su vecindad: el kurdo. Y a pesar de todo solicitan formar parte de su enemiga histórica: Europa.

        Las dos actrices españolas, Paz Vega (Nunik) y Ángela Molina (la sabia bruja griega), muestran la gran calidad de su interpretación en esta película italiana realizada en coproducción con España, Gran Bretaña y Francia.

        Narra una historia dura, basada en la novela La casa de las alondras de Antonia Arslan. Es una buena película pero no precisamente la más apropiada para verla en Navidad.

Leopoldo de Trazegnies Granda

 

EL DESTINO DE NUNIK

Título internacional: The Lark Farm
Título original: La masseria delle allodole
País: Italia, ES/BG/FR
Año: 2006
Género: Drama histórico
Dirección: Paolo Taviani, Vittorio Taviani
Fecha de estreno: IT 23/03/2007, FR 30/05/2007
Guión: Paolo Taviani, Vittorio Taviani
Reparto: Paz Vega, Moritz Bleibtreu, Alessandro Preziosi, Tcheky Karyo, André Dussollier, Ángela Molina, Mohammed Bakri
Fotografía: Beppe Lanci
Montaje: Roberto Perpignani
Escenografía: Andrea Crisanti
Vestuario: Lina Nerli Taviani
Música: Giuliano Taviani
Productor: Grazia Volpi, Claudio Grassetti
Producción: Ager Tre, Sagrera TV, Nimar Studios, Flach Film, France 2 Cinéma (FR), Rai Cinema

RESEÑAS DE OTRAS PELÍCULAS:
IR A CRITICA DE CINE
IR A LA PAGINA PRINCIPAL
PAGINA ACTUALIZADA EL 2/11/2007