Carta-opinión de F. Javier Sánchez-Cuenca sobre la película Tiovivo c.1950 de José Luis Garci.

Estimado Trazegnies

        Me interesó la entrevista de "El País" y acabo de descubrirle por casualidad en internet.

        He leído con mucho interés dos críticas suyas. La de "Tio vivo" no tiene desperdicio. Nací en el 37 y he vivido 58 años en Madrid. Así era. Por eso resulta irritante la nostalgia de Garci. Recuerde que se estrenó al mismo tiempo que "Mar adentro" y fue utilizada como símbolo alternativo de los "populares" con Rajoy y Zaplana a la cabeza contra "los rojos", los cineastas que protestaron contra la guerra de Irak y sus beneficiarios socialistas, los que les desbancaron del poder. Zapatero sí estuvo en el estreno de "Mar adentro". Estoy de acuerdo en que los americanos no la habrían entendido.

        Respecto a la secuencia del toreo de salón, créame que tal como se desarrolla es una auténtica pantomima inverosímil (Garci no lo conoció y se lo han contado mal). Yo personalmente asistí al entrenamiento de los Bienvenida en el patio de su vivienda (en pleno centro del Madrid "nacional") y le puedo asegurar que es algo no solamente serio: es muy peligroso, porque el que lleva el artilugio con astas funciona -créame- como un toro de verdad y tiene su misma altura. Cuando yo tenía unos veinte años "El Papa negro", fundador de la dinastía Bienvenida, me ofreció una muleta y me permitió saltar a aquel mini-ruedo. Le aseguro que cuando vi cómo se acercaban aquellos cuernos de verdad impulsados por un carricoche empujado por un profesional del entrenamiento que embestía como un toro, salí corriendo. No era ninguna broma, no era ningún ballet para lucir posturas. Ahora bien, aquel maestro, de unos ochenta años, sin moverse de su sitio, fue capaz de ponerle unas banderillas al quite(?), citándole de lejos. Por otro lado, ese club no se llamaba "Florida Park" (entonces los nombres anglosajones estaban prohibidos) Su nombre era el afrancesado "Pavillon" y era un recinto mucho menos espectacular. El ternurismo de Garci es insufrible y Alredo Landa es su alter ego.

        Respecto a "El espíritu de la colmena", le adjunto un texto mío que apareció hace dos años en el "Diario de Mallorca", donde colaboro como crítico y articulista. Verá como veo yo ese fenómeno Erice.

        Me parece admirable su labor de francotirador. Espero no haberle robado demasiado tiempo.

F. Javier Sánchez-Cuenca


IR A LA PAGINA DE CRITICAS DE CINE
IR A LA PAGINA PRINCIPAL